Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.

Pág. principal Sobre mí Contacto 2 Bachiller Orientación Derechos y deberes Preguntas sobre selectividad Enlaces interesantes Orientación académica Universidad Pública Examen de selectividad Prueba de acceso Programación Programa 2 Filosofía Criterios de corrección Esquema de comentario Autores Mapa de Grecia Platón Teoría de las Ideas Aristóteles Sto. Tomás Descartes Esquema Descartes D.Hume Esquema de D. Hume I. Kant K. Marx F. Nietzsche Otros temas Presocraticos Socrates San Agustin Escolástica Crisis de la Escolástica Renacimiento El susto de Descartes Ilustración Idealismo Filosofía contemporanea Textos T. Platón T. Aristóteles T. Sto. Tomás T. Descartes T. Hume T. Kant T. Marx T. Nietzsche Exámenes Exá. Platón 

Descartes

DESCARTESVIDANace el 31 de Marzo de 1596 en La Haye (Turena, Francia). De familia burguesa, quedó huérfano de niño. Ingresa a los 8 años en el colegio de La Flèche, fundado por jesuitas, cuya educación estaba basada en la escolástica tomista-aristotélica, pero también abiertos a nuevas tendencias. Cursa allí todos los estudios: humanidades, ciencias y filosofía escolástica. Desde esta apertura de pensamiento, aprendió que se puede separar la teología y la filosofía, y que se puede estar en contra de los preceptos filosóficos y teológicos de la Iglesia y mantener la fe en Dios. En 1616, obtiene la licenciatura en derecho en Poitiers. En 1619, tuvo tres sueños que le convencieron de que su misión era la búsqueda de la verdad mediante el empleo de la razón.En 1622-23 está en Francia. En 1624 va a Loreto, de peregrinación para cumplir un voto relacionado con esos “sueños”. En 1626-28 está de nuevo en París donde disfrutó de la amistad de del padre Mersenne y del cardenal Bérulle. Pero, encontró en París, excesivas distracciones y se retiró en 1628 a Holanda, donde permaneció hasta 1649, aparte de unas cortas visitas a Francia. Es allí donde escribe los tratados más importantes de su filosofía. La tranquila y sosegada vida en Holanda le dio una hija, Francine, de su criada Elena. Al morir la pequeña, vuelve a Francia, donde conocerá a Pascal. En 1649, invitado por la reina Cristina, parte para Suecia, donde poco más tarde, moría a causa de una pulmonía (1650). Descartes, aparece tanto en el campo científico como en el filosófico. En el primero de los campos, reforma el álgebra, descubre la teoría de la refracción en física y la circulación de la sangre en fisiología. En el terreno filosófico, aunque tiene fuentes agustinianas y escolásticas, su idea directriz es nueva: la de la matemática universal, la de extender a todos los ámbitos del saber, el método matemático.Descartes, es cristiano, pero defenderá una independencia de la filosofía y la ciencia con respecto a la fe. Su pensamiento le llevará a posicionarse en contra de muchos de los preceptos de la Iglesia. Así viajará a Holanda donde tiene una mayor libertad para su trabajo. Incluso su doctrina es prohibida por Roma en 1663. Sin embargo cuando murió, fue considerado por muchos cristianos un santo, e incluso su cuerpo fue asaltado durante el traslado de Estocolmo a Francia para lograr reliquias.En filosofía, como veremos, es el gran revolucionario del pensamiento, volviendo, después del empirismo tomista, a un racionalismo radical, donde el camino de la verdad es únicamente la razón.Descartes se encuentra en un momento de gran auge de todas las ciencias. Sin embargo, tras una época de escepticismo (desde Ockam al descubrimiento de la filosofía escéptica griega), la filosofía se encuentra atascada en un callejón sin salida. La intención de Descartes va a ser encontrar una nueva filosofía. Y lo va a conseguir. Cambiará el enfoque de la filosofía: a partir de él ganarán en importancia los estudios epistemológicos. Descartes marca la historia de la filosofía.Su obra más importante es el “DISCURSO DEL MÉTODO” (1637), que en realidad es un prólogo a una de sus ensayos, "Dióptrica, meteoros y geometría". En el método refleja su modo de pensar, formulado en reglas. Pero en realidad es mucho más que unas reglas: es una nueva epistemología, un nuevo enfoque de la filosofía. Descartes, traduce sus obras al francés, porque quiere que lleguen al mayor número de personas que no tengan prejuicios. Afirma al comienzo de su Discurso: "El sentido común es la cosa mejor distribuida" En realidad también lo hacía para no quedarse en los círculos especializados, que por su novedad, lo rechazarían.OBRAS.1628.- "Reglas para la dirección del ingenio".Es un pequeño tratado de método que contiene en germen, todo el cartesianismo.1630.- "Tratado del mundo". Tiene dos partes: un tratado de la luz y un tratado del hombre.1633.- "Di óptica". Pequeño tratado de óptica que contiene las leyes de la refracción.1636 "Meteoros". Pequeño estudio del arco iris y de otros fenómenos naturales."Geometría". Pequeño tratado donde sienta las bases de la geometría analítica.1637.-"Discurso del método para conducir bien la razón y buscar la verdad en las ciencias".1639.- "Meditaciones metafísicas". Son pensamientos de metafísica, que se someten a las objeciones de diversos filósofos y teólogos. (Caterus, Hobbes, Arnauld, Gasendi, Bourdín, etc.). Una vez en posesión de las objeciones escribe:"Respuestas". Aclaran y precisan las Meditaciones.1641.- La obra anterior aparece publicada bajo este título: "Meditaciones de la filosofía primera en la que se da muestra de la existencia de Dios y de la inmortalidad del alma". Y, también escribe: "Respuesta a Regius", donde se defiende de los ataques a su filosofía.1649.- "Tratado de las pasiones", donde elabora su psicología, y efectúa el paso del física a la moral.CONTEXTO HISTÓRICO Y FILOSÓFICOContexto histórico. El marco histórico-cultural, en el que aparece Descartes es la modernidad. Las características más destacadas son:a) Naturalismo: Expresado en un gran interés por la Naturaleza. Ello trae como consecuencia el desarrollo de las ciencias experimentales en detrimento de la especulación.b) Individualismo: Adquieren relieve las condiciones del sujeto para conocer lo real. Es el inicio del giro racionalista el plano gnoseológico.c) Humanismo: Se potencian los valores humanos y se intenta una nueva reestructuración socio-política.Contexto filosófico. El racionalismo del siglo XVII, representa el fundamento de las nuevas inquietudes de pensamiento. Galileo, dijo que la Naturaleza está escrita en caracteres matemáticos. No se busca conocer la Naturaleza por conocerla, sino por dominarla. La tendencia filosófica, se fija poco en los entes, y se centra en el valor del conocimiento y del sujeto cognoscente. Esto es lo que se llamará más tarde el problema crítico. Hay un intento de superar los escepticismos surgidos en el Renacimiento, con nuevos sistemas que intentan explicar el conocimiento. El distanciamiento de la filosofía del Medioevo es progresivo. Los creadores de esta filosofía original se desarrollan fuera de las universidades al contrario del Medievo.Se empieza a escribir en lengua vernácula. La filosofía se desvincula de un servicio a la teología y se vuelve autónoma. Los temas filosóficos, sufren un desplazamiento en el objeto de sus estudios, que va desde Dios hasta el hombre y la Naturaleza, y se intentan estudiar con un nuevo método: el matemático. Se usa este método porque se buscan las certezas y evidencias intelectuales, y porque se aspira a construir una ciencia universal fundamentada en él.Precedentes: Platón, Santo Tomás de Aquino y Guillermo de Ockam. Descartes va a ser un racionalista, por lo tanto Platón es un precedente de su pensamiento. Aunque la filosofía del francés va a ser totalmente distinta a la del griego. Ha pasado ya mucho tiempo. El mundo ha avanzado y la filosofía también. De todas maneras, los dos caminos abiertos por Platón y Aristóteles (racionalismo y empirismo) son todavía válidos. Además, como ya hemos dicho, estamos en una época de vuelta a los clásicos, pero sin quedarse en ellos. En una expresión de la época, los renacentistas “son enanos subidos sobre gigantes”.Por otro lado Santo Tomás también puede considerarse un precedente del racionalismo cartesiano. Como dijimos en su momento, Santo Tomás separó filosofía de teología, dejando a la primera un espacio propio y válido. La razón ya es capaz de llegar a la fe sin la ayuda de la fe, que sigue siendo muy superior y el criterio ultimo de validez. Descartes, dará un paso más: la razón camina sola, ya no es necesaria la fe. Aunque, igual que el aquinate, va a demostrar la existencia de Dios, aunque al estilo de san Anselmo. Además esta va a ser la base de todo el pensamiento cartesiano.Guillermo de Ockam (El Nominalismo), filósofo inglés (XIII) que es el mayor ejemplo de la llamada baja escolástica. Después de la lucidez de Santo Tomás de Aquino, aparecen pensadores como Bacon, Scoto y Ockam que ponen en duda el aristotelismo. Ockam es el gran exponente del nominalismo, corriente que lleva a la filosofía a un callejón sin salida. Se niega la existencia de universales en la naturaleza, y por lo tanto ya no vale el método de abstracción. Sólo existen los nombres, por eso su ideología será llamada nominalismo.Así ya no es posible un conocimiento de validez universal. Este pesimismo en la filosofía va a durar trescientos años, hasta la llegada de Descartes.SU FILOSOFÍA.EpistemologíaComo ya hemos dicho, Descartes da un giro a la filosofía, al otorgar una importancia mayor a los estudios epistemológicos.- El proyecto cartesiano- El método cartesiano- La duda metódica- El cogito- La existencia de Dios y sus consecuenciasI.EL PROYECTO CARTESIANO.Descartes empieza su trabajo en un panorama desolador. La filosofía esta en un callejón sin salida, en una discusión estéril, mientras que el resto de las ramas del conocimiento humano avanzan a gran velocidad. Por eso su intención va a ser renovar la filosofía, buscar nuevos caminos.Como ya hemos dicho Descartes es ante todo un matemático. El mundo de las matemáticas está dando grandes avances. Descartes se pregunta por qué, e investiga. Descubre que las matemáticas:- Parten de una base evidente e innegable.- Van dando pasos pequeños y evidentes.Y así llega a verdades irrefutables, lo cual permite que la ciencia vaya avanzando.II. EL MÉTODO.Para desembarazarse del escepticismo, Descartes pensó en la aplicación de las matemáticas a la filosofía. El método empleado es el punto de partida y el fin de su filosofía: sirve para elaborar su filosofía, y queda justificado por ella. El instrumento general del conocimiento es la razón. Esta facultad es natural al hombre, innata e igual para todos. La diversidad de opiniones proviene del modo de aplicación: del método. Si el filósofo busca la verdad, debe encontrar el método mas apropiado para llegar a ella. El método en uso es el de la lógica formal. Para Descartes éste no sirve por ser puramente formal. No permite descubrir nuevas verdades sino sacar consecuencias de las ya dadas.Los métodos matemáticos, tienen el mismo rigor que la lógica formal, pero además, hacen progresar el conocimiento, y permiten descubrir nuevas verdades. Su inconveniente estriba en estar vinculados a las figuras y números. Hay que extraer la esencia del método matemático y generalizarlo en cualquier campo. ¿En qué consiste tal método? “... por método entiendo, dice Descartes, reglas ciertas y fáciles, tales que todo aquel que las observe exactamente, no tome algo falso por verdadero, y, sin gasto alguno de esfuerzo mental, sino por incrementar su conocimiento paso a paso, llegue a una verdadera comprensión de todas aquellas cosas que no sobrepasen su capacidad.”El método consiste en un conjunto de reglas para, aumentar el conocimiento verdadero sin derrochar tiempo y energía. La mente sabe antes que nada operar según reglas de verdad, de lo contrario, las reglas del método serían inconcebibles.Si no fuera así, ningún método podría evitar el error, puesto que la mente usaría mal del método. Sin embargo, ocurre todo lo contrario. La mente, dejada a sí misma, es apta para operar con verdad, independientemente de todo método (confianza absoluta en la Razón humana). Es esto precisamente lo que hace posible el método, pues si la mente operara mal desde el comienzo, ningún método podría evitarlo jamás. El método nos enseña cómo utilizar esta capacidad de verdad de la mente de modo racional, siguiendo el camino más lógico, más apto para que la verdad salga a relucir por sí misma.Un método que aspire a ser riguroso ha de constar de los siguientes momentos:a) Evidencia: Consiste en “no admitir jamás por verdadera, cosa alguna que no la conociese evidentemente como tal; es decir, evitar cuidadosamente la precipitación y la prevención, y no comprender en mis juicios nada más que lo que se presentase tan clara y distintamente a mi espíritu que no tuviese ninguna ocasión para dudar de ello.” A este primer precepto, se le suele llamar regla de la evidencia, y en realidad, se reduce a lo siguiente: no aceptar como verdadero sino lo que es evidente. Esta evidencia consiste en la intuición intelectual de una idea clara y distinta, y se caracteriza por la indubitabilidad, y excluye toda posibilidad de error.¿Qué es la intuición? “Entiendo por intuición, dice Descartes, no el testimonio variable de los sentidos, ni los juicios engañadores de la imaginación, sino la concepción de un espíritu sano y atento, tan fácil y distinta que no me quede duda alguna acerca de lo que comprendemos; o bien, lo que es lo mismo, la concepción no dudosa que nace de un espíritu sano y atento a la sola luz de la razón. Así, cada uno puede ver por intuición que existe, que piensa, que un triángulo se limite con tres líneas.” Por tanto, la intuición, no es sensible, sino intelectual. Su objeto es la idea clara y distinta. Una idea es clara cuando se perciben todos sus elementos, y es distinta, cuando no se puede confundir con ninguna otra. El tipo de idea clara y distinta es simple, de la evidencia no se puede dudar. Pero, hay pocas ideas simples. Por tanto, hay que encontrar la manera de reducir las ideas complejas a las ideas simples. ¿Cómo? Por el segundo precepto:b) Análisis: Consiste en “... dividir cada una de las dificultades que voy a examinar en tantas partes como sea posible y necesario para resolverlas mejor.” Por una parte, el análisis descompone la idea compleja en sus elementos simples, y por otra, reduce lo conocido a lo conocido y se remonta a los principios de que depende.c) Síntesis: Consiste en “conducir por orden mis pensamientos, empezando por los objetos más fáciles y sencillos de conocer, para subir gradualmente, hasta el conocimiento de los más complejos, y suponiendo incluso, orden entre aquellos que no se preceden naturalmente el uno al otro.” Es el proceso de reconstrucción de lo complejo a partir de lo simple, o en deducir una consecuencia partiendo de los principios.Descartes habla de “orden” y “grado”. El "orden" es lógico. Es el orden según el cual las verdades dependen unas de otras. "Grado" se toma según la complejidad de un objeto de conocimiento u otro. La síntesis es la misma "deducción" que es "toda inferencia necesaria a partir de otros hechos que son conocidos con certeza". Se diferencia, pues, de la intuición, en que lleva consigo "un cierto movimiento o sucesión" y la intuición no. Ambos son dos caminos seguros hacia el conocimiento, pero no son el método, porque no son reglas.d) Enumeración: Son recuentos generales que sean tan completos como para no omitir nada. Este paso sólo es riguroso si se hace "por un movimiento continuo y no interrumpido en ninguna parte del pensamiento". Esto significa que debe tenerse no sólo la intuición de cada término, sino, al mismo tiempo, la del vínculo que une al precedente con el siguiente. Cuanto más rápido es el movimiento del espíritu, tanto mejor elimina toda intervención de la memoria que es fuente de error. En el límite, se obtendría una visión global del objeto complejo, de toda la cadena de verdades.De este modo se vuelve a la primera regla: la deducción parte de la intuición, y a él la vuelve; a fin de cuentas, no es más que una intuición desarrollada. La fidelidad al método exige, pues, según Descartes someter a revisión y poner entre paréntesis la totalidad de la información aceptada hasta ahora. Esta actitud de suspender el juicio tanto acerca de los sentidos como de las verdades de la razón, no le conduciría a un escepticismo, antes, por el contrario, constituiría la base del sólido edificio de la razón: la duda metódica.III.LA DUDA METÓDICAEl primer paso de la filosofía es la duda. Esto es consecuencia de la regla de la evidencia, porque, ¿cómo sé si hay alguna idea que cumple las condiciones de claridad y distinción? Si la hay, esa será el principio de todo conocimiento.Descartes, deja bien claro que la duda es “metódica” y no escéptica. La diferencia la marca el fin. Los escépticos, dudan por dudar; Descartes, duda para encontrar la verdad. La utiliza como medio. Si bien, la duda es "universal", sólo hay dos regiones exentas de duda: la religión y la moral. La primera es revelada, sus verdades superan el entendimiento, y por eso, no se someten a sus métodos. La segunda es práctica, no busca la verdad sino el bien. Esto autoriza a construir una moral provisional hasta que la duda deje de serlo. La duda se extiende a los datos de los sentidos, porque" a veces he experimentado que los datos son engañosos...".También se extiende al razonamiento porque cabe la hipótesis de estos se presenten durante el "sueño" y fuésemos engañados por las ilusiones de nuestros sueños. También abarca a lo que se presenta evidente, pues puede que "un genio maligno, tan listo y falaz como poderoso, me ha dado una naturaleza tal que me engaño incluso en aquellas cosas que me parecen evidentes". Pero esa evidencia, matizará Descartes, no se refiere al presente sino a la tenida en el pasado, es decir, se refiere a la memoria.IV.EL COGITO. RES COGITANS (YO).De la situación generalizada de duda emerge una verdad evidente: "Cogito ergo sum" (Pienso, luego existo). Lo que ante todo se da en el cogito es el pensamiento: es inmediatamente conocido por la conciencia. Descartes identifica pensamiento y conciencia."Con el nombre de pensamiento, entiendo todo lo que sucede en nosotros de manera que somos inmediatamente conscientes de ello". El pensar esta entendido como toma de conciencia de la actividad del yo en sentido más amplio: concebir, imaginar, sentir, etc. Esa certeza de mi existencia, se da sólo mientras pienso.Este pensamiento se presenta como una inferencia, pero, no a modo de silogismo, sino por medio de un acto de simple visión mental. Se dice que del hecho de pensar se infiere la existencia, pero, ésta, es sólo la existencia de la mente que lo piensa, pero no la del cuerpo. El yo, pues, es un alma. Ahora bien, para Descartes, el yo revelado en el cogito es espíritu puro. Con ello, permanece la duda acerca del cuerpo. El alma es más conocida, con más evidencia, certeza y en primer lugar que el cuerpo. El alma es inmortal, por lo menos en el sentido de su existencia, no está en modo alguno ligada a la del cuerpo.El pensar y el existir, se me dan simultáneamente. Tengo conciencia de mi pensamiento y, a la vez, intuyo mi existencia. Pensamiento y existencia están ligados en un mismo plano de realidad por un vínculo indisoluble de intuición racional. De ahí se deriva que el yo se defina como “una sustancia cuya esencia y naturaleza toda, es pensar”. "Cogito, ergo sum", es la primera verdad indubitable sobre la cual, Descartes, se propone fundamentar su filosofía.El criterio de certeza.La evidencia con que se presenta el "Cogito, ergo sum" le proporciona a Descartes el criterio de certeza: "las cosas que concebimos muy clara y distintamente, son todas verdaderas". ¿Qué entiende por percepción clara y distinta? Dice que claro es "aquello que está presente y manifiesto a una mente atenta." Y distinto es "aquello que es tan preciso y diferente de todos los otros objetos, que no contiene en sí mismo nada que no esté claro". Lo claro es lo que se presenta al espíritu de forma transparente, nítida, evidente. Lo distinto es lo que además de claro se presenta independiente, y no necesita apoyarse en ninguna otra cosa. A partir de este momento, estarán legitimadas todas las ideas que presenten tales características. Las ideas que el sujeto posee pueden ser: innatas (propiedad del alma), adventicias (provienen de las percepciones sensibles) y ficticias (provienen de la acción de la fantasía sobre los datos sensibles).a) Todas las ideas claras y distintas son "innatas", y todo conocimiento científico es, conocimiento de ideas innatas. Estas son formas de pensamiento, que no se distinguen realmente de la facultad de pensar. Los objetos no están, desde el principio, presentes en la mente, pero están virtualmente presentes. No son, pues, derivadas de la experiencia sensible, pero la experiencia sensible proporciona la ocasión de que se formen aquellas ideas.b) Las "ideas adventicias", son ideas confusas, causadas por la percepción sensible.c) Las "ideas facticias" son construcciones de la imaginación. Con todo ello,Descartes, deja sentado el principio racionalista de la autosuficiencia de la razón, y basa a la vez un principio epistemológico universal. Pero, sigue en pie la hipótesis del genio maligno o dios engañador, que pudiese entretenerse en hacernos tomar como evidentes verdades, que no son tales.V. LA EXISTENCIA DE DIOS Y SUS CONSECUENCIAS.1. Su existencia.Es, pues, necesario probar la existencia de un dios que no sea engañador. Y es necesario probarla sin referirse al mundo exterior porque éste, todavía permanece en el paréntesis de la duda. Hay que probarla desde las ideas innatas mismas. Al examinar las ideas, se da cuenta de que unas tienen más "realidad objetiva" que otras.Dice que todas las ideas son, de algún modo, causadas, y debe haber, por tanto, más realidad en la causa eficiente que en el efecto. "Aquello que es más perfecto, es decir, que tiene más realidad en sí mismo, no puede proceder de lo menos perfecto". La cuestión es si "la idea de Dios" podría haber sido producida por mí mismo. ¿Qué entiende Descartes por Dios?"Una sustancia que es infinita, independiente, omnisciente, todopoderoso, y por lo cual yo mismo y todo lo demás, si es que algo más existe, hemos sido creados." Descartes, al preguntarse por el origen de la idea de la perfección encuentra a Dios como causa única de tal idea, y, a la vez, causa de todo lo que hay:"... de suerte que sólo quedaba que hubiese sido puesta en mí por una naturaleza verdaderamente más perfecta que yo...esto es,...por Dios,... si en el mundo había cuerpos, o bien, algunas inteligencias u otras naturalezas que no fuesen del todo perfectas, su ser debía depender del deber divino, hasta el punto de no poder subsistir sin Él un solo instante...".Da tres pruebas de la existencia de Dios: dos por el principio de causalidad, y la tercera por la idea de perfección, llamada desde Kant "argumento ontológico", presente ya en Anselmo de Canterbury.a) Primera prueba: Tenemos la idea de un ser perfecto por el solo hecho de darnos cuenta de que es imperfecto dudar. ¿De dónde proviene esta idea? No de mí, porque lo más perfecto, no puede provenir de lo menos perfecto. Por tanto, la causa de la idea de perfección no puede ser otra que el mismo Ser Perfecto.b) Segunda prueba: Soy imperfecto, puesto que dudo, y tengo idea de perfección. La poca perfección que poseo, no proviene de mí, yo no me doy la perfección, pues si fuera capaz de darme una perfección me habría dado todas las perfecciones que concibo. Dependo, pues, de una causa que posee por mí misma la perfección. La primera se refiere a la idea en mí, la segunda a mi propio ser.c) Tercera prueba: El argumento ontológico. Parte de la idea de ser perfecto, y concluye que debe existir porque la existencia es la primera de la perfecciones. La idea de perfección ilimitada lleva consigo la existencia. Dios, por tanto, existe.2. Su Esencia.Sabemos de su existencia, pero, ¿Qué naturaleza tiene Dios? Descartes enumera los atributos clásicos, pero, insiste sobre la causalidad y la veracidad divina. Además, Dios es "causa sui" (causa de sí). “Obra con respecto a su ser lo mismo que una causa eficiente respecto de su efecto”. Esto significa que su esencia produce su existencia.Con ello, el principio de causalidad es absoluto: no se refiere solo a lo contingente, sino también a Dios. Por otro lado, Dios es causa del mundo, es decir, Creador. En esta creación hay dos puntos originales: la creación de las verdades eternas y la creación continua. El primero, se refiere a las verdades que no pueden cambiar, tales como a la esencia de un triángulo. El segundo, indica que Dios debe crear, o recrear, el mundo en cada instante. No hay pues conservación, sino creación ininterrumpida. Si el engaño proviene siempre de algún defecto, ahora vemos claro que Dios no puede engañar. De ello se sigue que la luz natural del espíritu es recta, no viciada o perversa, puesto que es creada por Dios. La veracidad divina garantiza el valor de las ideas claras y distintas. Este Dios es el que proporciona dichas ideas, que serán el fundamento de nuestra verdad en la medida en que nos mantengamos fieles a ellas y respetemos el método adecuado.En este punto, se le acusa a Descartes de "círculo vicioso", porque toma la evidencia como un hecho, y de ella, se pasa al principio de que la funda, para luego garantizar desde el fundamento la evidencia. Es decir, el criterio de evidencia permite probar a Dios, y Dios explica el criterio.VI. RES EXTENSA (MUNDO)Si estaba en el paréntesis de la duda, ¿cómo podremos demostrar la existencia del mundo material? Las cualidades sensibles son oscuras y confusas.Sólo la idea de extensión, que es innata como la idea de Dios, es clara y distinta.Pero, de la idea de extensión, no se puede pasar directamente a su existencia, pues la idea de extensión no contiene la existencia de su objeto. La prueba se hace por eliminaciones sucesivas de causas posibles de la idea.En el primer lugar, la idea de los cuerpos no puede ser producida por nuestro espíritu, porque no tenemos conciencia de producirla. En segundo lugar, la causa podría ser Dios, o un espíritu distinto del mío o un cuerpo. Pero no tenemos ningún medio para conocer la producción de la idea por Dios o por un espíritu, y por el contrario, tenemos la inclinación natural a creer que es producida por un cuerpo. Por tanto, Dios nos engañaría si la idea de un cuerpo proviniese de algo que no fuese un cuerpo. Conclusión: existe una sustancia cuya esencia es ser la extensión. Los diversos cuerpos, son determinaciones de ella, de ahí, que toda la física no sea más que geometría. “No son las cosas mismas las que deben ser examinadas, sino ciertos símbolos y "abreviaturas11 de ellas en el espacio, que concentran en sí, todo su contenido.” Dos de los principales símbolos son las ideas de extensión y movimiento.Ideas innatas que permiten a la razón unificar las impresiones recibidas del mundo exterior en forma de relaciones de espacio.¿Carecen de valor los sentidos? No, pero su función es puramente práctica o pragmática: no nos informan acerca de qué sean las cosas en sí mismas, o acerca de su naturaleza. Nos enseñan sólo en qué son útiles o nocivas para el compuesto humano. Las cualidades sensibles (colores, sonidos, etc.) no son formalmente objetivas, no existen tal cual las percibimos; pero, tienen un fundamento real, a saber, la forma y movimiento de los cuerpos.Descartes entiende por sustancia”... una cosa existente, que no requiere más de sí misma para existir.”. Pero, esta definición, es aplicable sólo a Dios. Como Descartes va de la causa al efecto, aplica esta definición a lo creado por analogía.Las substancias corpóreas o pensantes, creadas por Dios, sólo necesitan el concurso divino para existir.El mundo de los cuerpos, o sustancia extensa sólo puede ser conocido a través de la intuición racional cuyo objeto son las entidades matemáticas.En el mundo sensible cartesiano, sólo hay extensión y movimiento al identificar materia con espacio y extensión.La física cartesiana, se desarrolla a priori. Siendo Dios inmutable, la cantidad de movimiento debe ser constante en el universo, porque lo creó Dios y así lo debe mantener. Y por lo mismo, cada cosa permanecerá en su estado mientras nada la cambie.Ambos principios de la conservación del movimiento y la inercia, son los primeros principios de la física cartesiana deducidos a priori. "El espacio o lugar interno y la sustancia corpórea, que está contenida en aquel, difieren solamente en el modo de ser concebidos por nosotros.11 Al identificar materia con espacio, rechaza la finitud y limitación del mundo material, que es sustituida por la infinitud.Esta antología plantea un cosmos racional abierto, cuantificable, indefinido y sustituye el ser real por el matemático.Al interpretar la sustancia corpórea como un todo continuo (extensión) de un movimiento constante (principio de la inercia), está afirmando la estructura mecanicista de la realidad. El mecanicismo, es aquella explicación de la realidad material en términos de materia y movimiento local.En el mundo material todo es pura materia, sin ninguna composición formal, y no hay cambios en la sustancia. Se entiende el mundo como una máquina, en la que todas las piezas se mueven por contacto extrínseco. Descartes define la extensión como longitud, anchura y profundidad, tres dimensiones que constituyen la naturaleza corpórea, siendo las cualidades primarias objetivas. Las cualidades secundarias (objeto propio de los sentidos externos) sólo existen en nosotros, en la medida en la que somos sujetos "sentientes11, por lo tanto son subjetivas, es decir, que las cosas extensas, al moverse, provocan cambios en nosotros. Si el espacio o lugar y la extensión o sustancia corpórea no significan nada diferente, se deducen las siguientes consecuencias:a) No hay espacio vacío, porque si lo hubiese, el espacio sería distinto a la extensión de las cosas.b) No existen átomos en sentido estricto, porque toda la materia al tener extensión, es, infinitamente divisible, aunque no tengamos instrumentos para hacerlo.c) El universo no tiene límites. Es indefinidamente extenso, porque si pensáramos un espacio fuera del universo estaría fuera de la extensión, sería un espacio vacío, y éste, para Descartes no existe.d) El movimiento no es paso de potencia a acto, como en Aristóteles, sino puro desplazamiento en el espacio. Es "la acción por la cual, un cuerpo pasa de un lugar a otro11. Así mismo, se excluye la causa final de las cosas del mundo:"El mayor vicio de Aristóteles es extraer argumentos del fin". En un espacio así, el movimiento necesariamente se reduce a cambio de lugar: un cambio de posición de un cuerpo respecto de otros.El movimiento sería, pues, un modo de la sustancia corpórea, algo accidental a la materia. Las cosas materiales no implican esencialmente el movimiento, y por eso no es un atributo, sino un modo. El origen del movimiento está en Dios, que es primer motor y causa de movimiento. Dios es inmutable y da una cantidad de movimiento al mundo, y una vez hecho esto, no interviene en el movimiento del mundo material, y son los cuerpos, los que se transmiten el movimiento por contacto extrínseco. Dios hace una gran maquina en la que deja todo tan pensado que todo se hará necesariamente. Las criaturas están sometidas a la voluntad divina. Las causas segundas son negadas.El espacio cartesiano esta siempre lleno, y siempre hay una misma cantidad de movimiento, que es extrínseco, de modo que si se mueve un cuerpo se mueven los otros también.Las causas segundas son negadas, existiendo sólo una causa: Dios. Descartes, aplica también esta tesis a los seres vivos, tanto a los animales como al hombre.a) Los animales son también res extensa, son materia. No tienen razón. No se puede atribuir mente a los animales, porque no hay ningún motivo para pensarlo. Los animales no piensan. Así se resalta la dignidad del hombre. Los animales son puras “máquinas”, que se mueven automáticamente. La diferencia entre animal y cosa, sería que los animales tienen corazón, que es lo que hace moverse a la máquina, y las cosas, no.b) El hombre tiene cuerpo. Este es una máquina (res extensa) y la mente o alma modifica los movimientos corporales, pero el movimiento inicial no lo da el alma (ésta no es principio del movimiento) porque se limita a "dirigir" los movimientos de la máquina corporal.Esta visión mecanicista de lo real, plantea estas consecuencias:a) Si los fenómenos son constantes, son susceptibles de ser formulados en lenguaje matemático, es decir, de modo inmutable y universal.b) Que no sólo abarca el mecanicismo a lo físico, sino también a los seres vivos, y con ello al hombre.c) Que la única diferencia entre las "máquinas" por el hombre y las máquinas hechas por Dios está en el grado.VII. ANTROPOLOGÍA.Que el hombre sea uno, es un dato de intuición del que no se puede dudar. El alma no está en el cuerpo como un piloto en la nave. Aunque emplee términos como "forma substancial del cuerpo", referidos al alma, en Descartes, estos términos ya no significan lo mismo que en la filosofía anterior. La unidad del hombre, es pues, irracional, un misterio.Toda la antropología cartesiana descansa sobre la distinción del cuerpo y del alma; el cuerpo es una sustancia cuya esencia es la extensión y el alma es otra sustancia cuya esencia es el pensamiento.El cuerpo, considerado en sí mismo, depende de la física. Es una especie de autómata, se explica por las leyes del movimiento.El alma es espíritu puro. "Nada corpóreo pertenece a la esencia del hombre, que es, en consecuencia, enteramente espíritu, mientras que su cuerpo es meramente el vehículo de su espíritu; de donde le sigue la definición del hombre como un espíritu que hace uso del cuerpo.11 En el ser humano es donde ambas coinciden más estrechamente, originando el inevitable dualismo mente-cuerpo.El alma informa todo el cuerpo, pero tiene su sede principal en el cerebro, concretamente en la glándula pineal. La localización del punto de interacción alma-cuerpo en una glándula, no resuelve los problemas de su relación mutua. Estos problemas derivan de considerar alma y cuerpo por separado como substancias completas. Es por esto por lo que esta parte de la filosofía cartesiana es la menos sistematizada, filosofía en la que podemos encontrar dispersión y agudeza.Para Descartes, el conocimiento no es una actividad, sino que es pasivo. La única función activa del espíritu es la voluntad. Como el juicio es claramente un acto, Descartes lo separa del entendimiento y lo vincula a la voluntad. El juicio es un acto de la voluntad. Esto es voluntarismo craso.La voluntad es libre. El “poder de elegir” o "libre arbitrio" es un hecho: "lo experimentamos y lo sentimos en nosotros mismos." Es tan grande que "no concibo la idea de otra cosa más amplia y más extensa." La libertad es, pues, infinita, es igual a la de Dios.VIII. ETICA.Tiene dos formas: una moral "provisional" y una moral "definitiva". La finalidad de la primera es vivir del mejor modo posible, mientras que el entendimiento sea preso de la duda; por tanto, es puramente práctica, es decir, sin fundamento teórico. La segunda se deriva de la metafísica y constituye el grado supremo de sabiduría.1. La moral provisional.Contiene cuatro máximas:A.- "Obedecer las leyes y costumbres de mi país". Es de necesidad práctica.Engloba a la religión. Se extiende a las opiniones medias y lo mejor que se puede hacer es confiar en los hombres prudentes.B.- "Ser tan fuerte y resuelto en mis acciones como pueda". Una decisión cualquiera es mejor que una indecisión y mejor es la perseverancia en la acción que la inconstancia.C.- "Intentar siempre antes vencerme a mí que a la fortuna, y cambiar mis deseos antes que el orden del mundo." Es un precepto estoico.D.- "Emplear toda mi vida en cultivar la razón y avanzar tanto como pueda en el conocimiento de la verdad, siguiendo el método que me había prescrito." Este, justifica a los tres anteriores, porque aquellos sólo tienen sentido si se busca la verdad.2. La moral definitiva.Se compone de tres máximas:A.- Que el hombre intente siempre servirse del mejor modo posible de su razón para conocer la bondad de Dios, la inmortalidad del alma, la magnitud del universo, y el vínculo que une al hombre con la sociedad.B.- Que el hombre "tenga una firme y constante resolución de ejecutar todo lo que su razón le aconseje, sin que sus pasiones o sus apetitos le desvíen de ello; y cree que la virtud consiste en la firmeza de esta resolución."C.- No desear lo imposible, y no arrepentirse de los propios errores.3. Las pasiones.Implican la teoría de la interacción alma-cuerpo. Las pasiones son excitadas o causadas en el alma por el cuerpo. Son "las percepciones, sentimientos o emociones del alma que relacionamos especialmente a ésta, y que son causadas, mantenidas y fortificadas por algún movimiento de los espíritus"."Son todas buenas por naturaleza" y "dependen absolutamente de las acciones que las gobiernan y dirigen y sólo pueden ser alteradas indirectamente por el alma."IX. - ONTOLOGÍAVamos a pasar revista a algunas conclusiones que extrae Descartes sobre la realidad y el mundo. Analizando el mundo y aceptando sólo ideas claras y distintas, llegamos a las naturalezas simples. Una idea simple de la mayor importancia, es la idea de sustancia Por sustancia entiende Descartes una cosa existente que no requiere más que de sí misma para existir. En cambio, accidente es aquello que necesita de otra cosa para existir: por ejemplo, los colores, olores, texturas necesitan de sustancias en las cuales “habitar”, apoyarse. En rigor, esta definición obliga a que haya sólo una única sustancia: Dios. Pero, por analogía, cabe decirlo de lo creado, de aquello que, para existir, no necesita de otra cosa creada. En lo creado, sustancia es aquello que para existir no necesita de otra cosa creada.Partiendo de su "Pienso, luego existo", Descartes divide el mundo en dos sustancias: sustancia espiritual o res pensante (mi yo pensante, del que no puedo dudar) y sustancia corpórea o res extensa (el resto de la realidad). Cada sustancia tiene un atributo principal que se ve clara y distintamente como perteneciente de forma imprescindible a la sustancia. El atributo principal de la sustancia corpórea sería la extensión, el de la espiritual el pensamiento.Toda la realidad fuera de mi pensamiento es una sola sustancia, ya que no puede todos los individuos dependen unos de otros para sobrevivir (por ejemplo, un perro necesita de la comida, o un árbol necesita del oxígeno). Lo corpóreo queda reducido a magnitud espacial, a extensión cuantificable; es decir, todo cuerpo no es otra cosa que una extensión en longitud, anchura, profundidad que puede moverse y adoptar distintas formas y figuras. Esta idea de cuerpo es una idea clara y distinta.Además podemos añadir la sustancia infinita, es decir, la supra natural: Dios. No la incluirá al explicar el mundo porque es una sustancia que está fuera de él.Res pensante: espiritualRes extensa: corpóreaRes infinita: DiosComo se ve, Descartes tiene una concepción fuertemente dualista de la realidad.Los animales son sustancias corpóreas, carecen de pensamiento, son máquinas. Como veremos, el hombre tendrá una parte corporal y otra espiritual, relacionadas entre sí.La existencia de Dios se convierte en la garantía de la adquisición de toda ciencia perfecta, ya que es garantía de que los cuerpos existen. Gracias a la existencia divina, existe la naturaleza corpórea y no sólo “en cuanto que ésta es objeto de la pura matemática, que no se ocupa de la existencia del cuerpo” (Meditaciones V). En el fondo reitera el argumento de que al ser Dios infinitamente perfecto y bueno, no puede permitir que me engañe cuando poseo la idea clara y distinta de extensión y, a la vez, la convicción de que existen cuerpos. Esta convicción parece proceder de fuera de mí, y sería un engaño que proviniera de cosas que no fueran cuerpos. Luego el mundo existe.X. INFLUJO, VIGENCIA Y VALORACIÓN.De Descartes nace una doble corriente de pensamiento: el racionalismo y el empirismo. Espinoza, Malebranche Leibniz prolongan la primera línea ampliándola.Locke, Berkeley y Hume, avanzan por la segunda, si bien ésta se caracteriza por el rechazo de las ideas innatas y algún otro postulado, pero, por eso mismo, parten de Descartes.El "cogito, ergo sum" es la fuente del racionalismo y empirismo moderno, porque si se analiza el pensamiento en términos de "cogito" el ser que se encontrara será siempre ser pensado.Si, por el contrario, se analiza el pensamiento en cuanto a la referencia "sum" no pasamos mas allá de la existencia de hecho, del dato empírico, viniendo a ser la existencia el precipitado externo y material que no admite más hondas razones.Supone también Descartes un paso importante hacia el idealismo que llegará a su culmen con Hegel, ya que toma como punto de partida el pensamiento. Esta tesis llevará a considerar como primer ser trascendental no al ser, sino a la verdad.En cuanto al paréntesis de la duda, es precursor de la moderna fenomenología de Husserl.De su física, toma las bases todo el mecanicismo posterior, sobre todo el de la ilustración francesa.Y de su tesis acerca de la pasividad del conocimiento en favor de lo activo del espíritu, que, según él, es la voluntad, hay que decir que no es más que un avance en la cuña del voluntarismo, que empezó con Ockham y que llega hasta hoy, a través de autores tan difundidos como Schopenhauer o Nietzsche.Su modelo de ciencia es precursor del moderno matematicismo de lo real. La idea de la matemática universal será en años sucesivos el modelo de la ciencia y será aplicado a la totalidad de lo real. Este postulado significa que se reduce a nada el papel de la experiencia y subordina el objeto del conocimiento al espíritu. De este modo la “revolución cartesiana” preludia la "revolución kantiana".La idea de lo que se ha venido llamando "la crítica" es la que más ha marcado a la filosofía moderna. El problema del conocimiento es el primero que debe considerar un filósofo, o lo que es lo mismo: no se puede conocer nada con certeza, antes de conocer la inteligencia, porque gracias a ella conocemos todo lo demás. La duda se refiere sobre todo al testimonio de los sentidos y por tanto, la verdad sólo puede surgir de la razón.Desde el punto de vista crítico, la dificultad estriba en la unión entre las ideas y las cosas. Las ideas son modos del pensamiento, las cosas modos de la extensión: no hay nada común entre los dos términos. Por esto, las ideas no son producidas por las cosas, esto es imposible; son innatas, el espíritu las extrae de su propio fondo. Además, las ideas son el único objeto inmediatamente alcanzable por el espíritu. El problema, a partir de aquí, consistirá en pasar de la inmanencia a la trascendencia, de las ideas en nosotros a las cosas en sí. No es desacertada la denominación de "problema de puente". Pero, como está mal planteado es un problema insoluble porque carecemos de medios para conocer si nuestras ideas se conforman con las cosas. Como las cosas no nos son dadas inmediatamente, jamás podremos comparar nuestras ideas con las cosas, sino solamente nuestras ideas entre sí. Por tanto, ni inmanencia ni trascendencia, pero, sí con Aristóteles, ya que el objeto del conocimiento es intencional, no es más que intencionalidad, se agota remitiendo. Esa es la solución al problema de puente, porque la esencia del objeto es pura referencia a lo real. No es nada "en sí" sino referencia a otro, a la realidad.Aparte de lo dicho una de las mayores dificultades del cartesianismo, es el dualismo antropológico. Consiste en definir el cuerpo y el alma como dos substancias completas, heterogéneas, e incluso opuestas en cuanto a la esencia. La dificultad está en explicar su unión. Esto, será duramente criticado por los filósofos posteriores. Un verdadero racionalista como Espinoza dirá :"... no puedo dejar de asombrarme de que un filósofo, después de haber tomado la firme resolución de deducir sólo principios conocidos por sí mismos, y de no afirmar nada que no conciba clara y distintamente... admita la hipótesis más oculta que cualquier realidad oculta..." refiriéndose a la glándula pineal. Leibniz, le reprocha lo mismo. Cuando dice que dicha unión, Descartes la afirma como un hecho, y luego, abandona la partida.En suma, el problema de la relación del pensamiento con el ser y el problema de la unión de alma y cuerpo, serán los principales problemas de los filósofos que siguen a Descartes.

Volver

Versión PDF

Video sobre Racionalismo y Empirismo

Para una buena introducción al pensamiento moderno pulsar aqui: http://www.xtec.es/~lvallmaj/taller/atmoder2.htm

Biografía de Descartes

ESQUEMA

TEMAS

Método

TÉRMINOS IMPORTANTES

Claudio Monteverdi s. XVI

http://youtu.be/TZIBmTiCuYs

http://youtu.be/sqy3xP4CNBA

Diferencias

Vocabulario


http://www.youtube.com/watch?v=kkQeofvtfXQ http://www.xtec.es/~lvallmaj/taller/atmoder2.htm http://youtu.be/MZZk8sUOs5E http://youtu.be/hP9uWUO3ivI 

Página de Joaquín para sus alumnos



Página elaborada por Joaquín Urizar (1 Ed. Pamplona- Agosto 2010) Joaquinurizar@outlook.es