Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.

Pág. principal Sobre mí Contacto 2 Bachiller Orientación Derechos y deberes Preguntas sobre selectividad Enlaces interesantes Orientación académica Universidad Pública Examen de selectividad Prueba de acceso Programación Programa 2 Filosofía Criterios de corrección Esquema de comentario Autores Mapa de Grecia Platón Teoría de las Ideas Aristóteles Sto. Tomás Descartes Esquema Descartes D.Hume Esquema de D. Hume I. Kant K. Marx F. Nietzsche Otros temas Presocraticos Socrates San Agustin Escolástica Crisis de la Escolástica Renacimiento El susto de Descartes Ilustración Idealismo Filosofía contemporanea Textos T. Platón T. Aristóteles T. Sto. Tomás T. Descartes T. Hume T. Kant T. Marx T. Nietzsche Exámenes Exá. Platón 

F. Nietzsche

Volver

NIETZSCHE.VIDAFriedrich Wilhelm Nietzsche nació en 1844 en Röcken (Sajonia prusiana). Su padre, pastor luterano, murió en 1849 y el niño creció en un ambiente femenino impregnado de una severa y pietista religiosidad. Realizó sus primeros estudios en el Gymnasium de Naumburgo y los continuó en el internado de Pforta, conocido por la rigidez de su instrucción luterana.Pronto sintió admiración e interés por el espíritu y la cultura de la Grecia clásica, siendo sus autores preferidos Platón y Esquilo. En 1864, ingresa en la Universidad de Bonn para iniciar sus estudios de filología clásica. También asiste en ella a cursos de teología. Un año después se traslada a la Universidad de Leipzig. En esta época ya había abandonado el cristianismo y cuando lee las obras de Schopenhauer, lo que más le interesó fue el ateismo del autor.Al término de sus estudios, por recomendación de su maestro Ritschl, Nietzche es nombrado profesor de filología en la Universidad de Basilea. Desde allí, realiza frecuentes visitas a Wagner. Durante la guerra franco prusiana, se alista como voluntario en el ejército alemán, pero la enfermedad le obligó a volver a sus funciones docentes.Empieza ahora sus publicaciones filosóficas. Poco a poco la admiración por Wagner se va trocando en recelo hasta llegar a la ruptura y animadversión porque se siente utilizado como medio de propaganda por el músico y porque descubre bajo el aparente vitalismo de su música cierta nostalgia de cristianismo.Ahí acaba su primer periodo. En el segundo, ataca a los metafísicos, a los moralistas. Por motivos de salud abandona su cátedra de Basilea en 1879. Los 10 años siguientes los pasa en diversas ciudades de Suiza e Italia buscando mejoría para su salud y tranquilidad para su espíritu.De esta época son sus obras maduras. Es cuando conoce a Lou Andreas Salomé, quien rechaza su petición de matrimonio. Las obras de esta última época reflejan el desequilibrio espiritual de Nietzche. En 1889 es presa de un colapso mental del que ya no se recuperó. Internado en una clínica de Basilea vivió bajo los cuidados de su madre y su hermana. Muere en Weimar en 1900. OBRASA. ETAPA INICIAL. Es un periodo romántico (Filosofía de la noche). 1872 "El origen de la tragedia".Presenta un contraste entre la cultura griega anterior y posterior a Sócrates, con menosprecio hacia lo posterior.B. ETAPA DE TRANSICION. Es su periodo ilustrado (Filosofía de la mañana) 1873 76 "Consideraciones intempestivas". Son cuatro ensayos en los que critica a David Strauss al conocimiento histórico como sustituto de la cultura viva, a Schopenhauer al que elogia como educador y a Wagner como fundador del renacimiento del genio griego. 1878 79 "Humano, demasiado humano". Plenamente materialista es un ataque de la metafísica. Ataca también la moral y la autoridad. 1879 "Aurora". Inicia su campaña contra la moral de la autorrenuncia. 1882 " La gaya ciencia". Describe al cristianismo como hostil a la vida. La tesis "Dios ha muerto" está en esta obra.C. ETAPA DE PLENITUD. (Filosofía del mediodía). 1883 84 " Así habló Zaratrustra. Un libro para todos y para nadie". En ella aparecen las ideas del eterno retorno, del superhombre, de la transmutación de los valores. 1886 "Más allá del bien y del mal. Preludio para una filosofía del futuro." Proyecto de una exposición sistemática de su filosofía. Ahí está la idea de la voluntad de poder. 1887 "La genealogía de la moral, un escrito polémico".D. ULTIMA ETAPA. Es su periodo crítico (Filosofía del ocaso). 1888. " El Anticristo. Maldición contra el cristianismo". 1888. " Ecce Homo. Como se llega a ser lo que se es" Una especie de autobiografía. 1889. " El crepúsculo de los ídolos, o como se filosofa con el martillo" 1901. " La voluntad de poder". Escrito póstumo.CONTEXTO HISTORIOCO FILOSOFICO Y PROBLEMATICAA partir del 1850, Prusia inicia una época de expansionismo. Pocos años más tarde, con Bismarck como canciller, adquirirá el predominio político frente a Austria, llegando en 1871 a consolidar el Reich alemán con la anexión de estados como Alsacia y Lorena.En 1848 había sido publicado el Manifiesto Comunista de Marx Engels, y en 1864 comienza la primera Internacional.Desde 1849. Wagner redacta reflexiones teóricas sobre el drama musical como armonía entre el genio y un pueblo. Alaba la pureza de la raza germánica y pronostica sobre el peligro de mezclar distintas etnias.En la segunda mitad del siglo XIX, gana fuerza el Positivismo en sus distintos ámbitos (el social Comte, el utilitarista Bentham, Mill, Stuart Mill , el económico Ricardo, Malthus , el evolucionista Darwin, Spencer ...) En el ámbito de la filosofía nos encontramos, sobre todo, con la reacción antihegeliana ya estudiada en dicho autor (pesimismo de Schpenhauer, existencialismo de Kierkegaard, materialismo de Marx y Engels, etc.) Dentro del ambiente de las continuas crisis del siglo XIX, el tema de los valores se reexamina: los valores religiosos, éticos, políticos, científicos..., serán relativizados por unos y transmutados por otros. A Nietzsche hay que entenderlo en este contexto. Supone la crítica radical a todo lo que había representado el siglo XIX: su vitalismo supondrá un rechazo al positivismo, al tiempo que su filosofía será una negación de la filosofía idealista de la tradición occidental.FILOSOFIALa obra de Nietzsche no constituye un sistema. Una mente tan enemiga del logicismo hegeliano no podía ni pretendía expresarse sistemáticamente. Sus obras son un desbordante delirio literario, repletas de expresiones vigorosas que, en ocasiones no poco frecuentes, adquieren tonos brutales y desmedidos. En ellas, más que la razón habla la vida en su ardiente fogosidad. Pero bajo esta forma, de brillante y espectacular energía, cabe descubrir un contenido de nociones e ideas, en que se pueden destacar fácilmente los temas fundamentales.1. EL VITALISMONietzsche encarna máximamente la reacción de lo vital contra aquella razón absoluta que pretendía absorber y dominar la realidad. Es y se sabe fundamentalmente un contradictor, una mente subversiva y demoledora, como él mismo confiesa: "Un día mi nombre irá unido a algo formidable: el recuerdo de una crisis como jamás la hubo en la tierra." Y exclama orgulloso: "Yo no soy un hombre, soy la dinamita. Y, a pesar de esto, estoy muy lejos de ser un fundador de religiones. Las religiones son cosa del populacho. Me tengo que lavar las manos después de haber estado en contacto con hombres religiosos... Yo soy, con mucho, el hombre más terrible que ha existido jamás... Yo soy el primer inmoralista. Por esto soy el destructor por excelencia." Pero este afán revolucionario y destructor, tan radicalmente asumido, carga a su obra de un sentido fundamentalmente negativo. Nietzsche recoge de Schopenhauer la contraposición entre vida y razón: la razón no puede hacerse cargo de la vida porque ésta es precisamente lo opuesto a aquella. La vida es irracionalidad, curso ciego y sin sentido y, por tanto, horror y dolor. Hasta ahora, la ciencia, la moral, la religión, han intentado entender la vida, y, para ello, le han asignado una verdad, un valor y un sentido objetivos. Pero con ello no han hecho sino enmascararla, ceñirla con una engañosa apariencia, privándola así de su auténtica energía y vitalidad.Lo real es la vida. Tal elemento no tiene en su obra una consideración metafísica, sino biológica. La vida es inexplicable e inabarcable, y, por tanto, no reducible a los conceptos y objetos a los que la ciencia nos tiene acostumbrados. Es incognoscible porque no admite la distinción sujeto objeto de conocimiento. Sólo es realizable, apasionada y terroríficamente.Ahora bien, la vida es, al menos, intuible. Se trata de una intuición estética, sólo alcanzable por el artista en cuanto activa su genio. La intención de Nietzsche es sustituir el filósofo por el artista, ya que sólo éste, a través del ejercicio lúdico de su actividad el arte, puede alcanzar cierta compresión de lo vital. La tarea del artista, que Nietzsche personalmente asume, es la de desenmascarar psicológicamente todo aquello cultura, instituciones, valores, ciencia, arte,... que tradicionalmente ha venido ocultando a la vida. Los griegos, según Nietzsche en "El origen de la tragedia", sabían muy bien que la vida es terrible, inexplicable y peligrosa. Pero aunque comprendían el carácter real del mundo y de la vida humana, no se entregaban al pesimismo volviendo las espaldas a la vida. Lo que hacían era transformar el mundo y la vida humana por medio del arte. Y por eso eran capaces de decir sí al mundo como un fenómeno estético. Había, sin embargo, dos formas de hacerlo, las cuales correspondían respectivamente a las actitudes o mentalidades apolínea y dionisíaca.Lo apolíneo comprende la forma y la medida, lo ordenado y coherente, lo racional, lo proporcionado, lo bello, que proporciona ornato y presencia estética a lo crudamente vital.Lo dionisíaco es el símbolo de la ebriedad, el desorden, la desmesura, el caos, la hibris, el elemento impulsivo pasional, la emersión desenfrenada y desnuda de la vida, el libre brotar de lo vital. Mediante la conciliación de lo apolíneo y lo dionisíaco, la vida era afirmada estéticamente, transformada en arte; la sombría sinrazón de la vida no era negada, sino que, por el contrario, todo lo terrible que hoy en ella quedaba afirmado al ser transformado en algo estéticamente sublime. El verdadero arte es necesariamente afirmador de la vida, expresión de plenitud, libertad y vigor y enemigo, por tanto, de todo lo universalizante y abstracto, de toda la normatividad homogeneizante y encorsetadora. El arte es expresión de la individualidad excelsa. Este es el ideal humano que Nietzsche extrae de la tragedia griega: el héroe trágico, cuya fuerza se manifiesta en el cumplimiento de un destino fatal. No busca lo estético bello, sino lo estético trágico. No se trata de dos realidades apolíneas y dionisíacas distintas, sin o del encubrimiento que la vida hace de sí misma: "Apolo es Dionisos disfrazado". Sólo la música y la tragedia pueden interpretar esto. Esta es la admiración de Nietzsche por Schopenhauer y Wagner en su primera época.Pero esto fue rechazado a partir del surgimiento de la falsa cultura racionalista, inaugurada por Sócrates y continuada por toda la especulación posterior. La cultura racionalista ha pretendido encorsetar, sujetar y deprimir la vida. El actuar de la razón es siempre uniformante y mediocrizante, sofoca y narcotiza el ímpetu de lo vital y obstaculiza la pujanza de lo individual. Nietzsche reclama una vuelta al espíritu de la Grecia presocrática, a aquella cultura telúrica, en la que la Naturaleza aparecía como un universo germinando constantemente por obra de un principio vital, a cuyo seno regresaba con la muerte, para volver a nacer de nuevo.Naturalismo, fatalismo y sentido cíclico de la vida: nociones básicas de su doctrina posteriormente desarrolladas.No es más que la reacción a Hegel no armoniza bien la teoría y la praxis, pierde el sentido de la existencia y no le deja lugar para el futuro. Decía que desde el absoluto la razón en sí y para sí todo es trasparencia.Nietzsche le dice que eso es la gran mentira, pues "saber es el arte de ocultar y desocultar." En Hegel voluntad y razón son lo mismo porque la voluntad es la intranquilidad de la razón que le hace moverse dialécticamente. Nietzsche no cree que la realidad sea dialéctica, negatividad.Es un pensador que quiere anular la nada, la negación. Es un pensador de la positividad "Yo soy un hombre que solamente bendice, que sólo dice sí". Eso es la vida, porque vivir es afirmación; es llevar a cabo una acción práctica. Afirmar no es afirmar esencias sino poner lo vital y esto se concreta en algo que yo quiero. Se recupera la existencia a través de la vida, porque la vida es el ser de los vivientes, como decía la filosofía clásica.2. CRITICA DE LA CULTURA OCCIDENTALBasándose en estas ideas, Nietzsche procede a criticar la cultura occidental.Si de conocimiento y vida preguntamos "¿Cual de los dos es el poder más alto y decisivo? Nadie dudará que la vida es el más alto poder y dominante..." responde Nietzsche. Eso significa que la cultura del siglo XIX, caracterizada por el dominio del conocimiento y la ciencia, está expuesta a la venganza de las fuerzas vitales. Pero no sólo el siglo XIX, sino que hay que destruir todo aquello que la cultura occidental ha ido creando a lo largo de los siglos desde que abandonó el ámbito de la sabiduría trágica, para abrazar la sabiduría científica, la racionalidad y la moralidad práctica. El periodo contra el que lucha con todas su armas es el que va de Sócrates a Hegel. El canon de pensamiento de Hegel que ciñe la Idea a su manifestación histórica va a ser desbordado, porque Nietzsche prepara una filosofía "con coraje despiadado" para cambiar, para romper con el molde anterior. "Las ideas de Heráclito y Empédocles han adquirido de nuevo vida". No hay más que devenir, el ser es una ilusión. Es difícil deshacerse del "error del ser". "Los mismos adversarios de los eleáticos sucumbieron a la seducción de un concepto de ser. Demócrito, entre otros,..."2.1. LA "MUERTE DE DIOS"Esta es la idea reguladora de todo el proceso de destrucción. Como exponente máximo de la especulación metafísica y de la fe religiosa, soportadora del orden cósmico y de la legislación ético política, la idea de Dios representa la concreción máxima de los valores de la cultura judeo cristiana. La demostración, dice Nietzsche, de la vaciedad de tal concepto, del sinsentido que aquel encierra, del engaño a que nos somete, y de la infravaloración de lo humano a que impulsiva, nos obliga a enterrarlo.Existe en la filosofía occidental, desde el siglo XVII, un intento, más o menos directo y más o menos consciente, de "deshacerse de Dios". Nietzsche vive en un siglo en el que apuntaban a ese fin tanto el materialismo vulgar y el materialismo histórico como el final del idealismo (Strauss, Feuerbach). El coro estaba también integrado por positivistas, utilitaristas, y evolucionistas. Es Nietzsche el que traza la raya para la suma: "Dios ha muerto y somos nosotros quienes le hemos matado" Lo explica de este modo:Dios tiene que haber muerto porque los intentos humanos de "hacerse Dios" no han dado resultado, (crítica a Hegel).Quizá la sentencia clave sea ésta: "Si hubiera dioses, ¿cómo soportaría yo no ser un Dios? Por consiguiente, no hay dioses" En "La gaya ciencia" subraya que "el acontecimiento más importante de la época actual que Dios ha muerto, que la fe en dios cristiano ha sido imposible de mantener ya empieza a disipar las primeras nubes de Europa. Al fin el horizonte se presenta libre ante nosotros, a pesar de no ser brillante; al fin el mar, nuestro mar, se abre. Quizá nunca se haya abierto así un mar". Para Nietzsche la negación de Dios supone la afirmación del hombre, contra su existencia."El concepto Dios dice en el ocaso de los dioses ha sido hasta ahora la objeción mayor contra la existencia." La existencia del hombre es libre, es vida y voluntad de vivir. Por eso en "El Anticristo" leemos "con Dios se declara la guerra a la vida, a la naturaleza y a la voluntad de vivir.Dios es la fórmula de toda calumnia contra este mundo y de toda mentira respecto del más allá".Tras la muerte de Dios es el hombre el que ocupa un lugar como legislador y creador de los valores, con toda su voluntad creadora. "Esta voluntad confiesa Nietzsche es la que me alejó de Dios y de los dioses, porque ¿qué podría yo crear si hubiera Dios?" Para él la negación de Dios es condición necesaria para afirmar la vida creadora, así como la afirmación de Dios es negación de la vida en plenitud."Dios ha muerto" no es un análisis teórico, pues la falsedad de Dios viene dada de suyo en su enemistad respecto a la vida. El cristianismo es odio a la vida, es la máxima expresión de esa moral de esclavos instauradora de la debilidad (según el análisis hegeliano). Su lema es "Dionisos contra el Crucificado". Si "Dios ha muerto" la vida ultraterrena es un sinsentido. Por eso Nietzsche predica la unicidad de este mundo. "Yo soy por entero cuerpo y nada más". "No hay ni espíritu, ni razón, ni pensamiento, ni conciencia, ni alma, ni voluntad, ni verdad; éstas no son más que ficciones inútiles. No se trata de sujeto y objeto, sino de una cierta especie animal que no prospera sino bajo el imperio de una justeza relativa a sus percepciones"."Nuestro pensar no es realmente más que un ver, oír y sentir, más refinado y formando un tejido. Las formas lógicas son leyes fisiológicas de la percepción de los sentidos". La vida es lo único real. Tras ello viene el derrumbamiento de todos los valores. Al igual que Dios, todos los conceptos clave de la metafísica son construcciones gramaticales o exigencias o hábitos. Sujeto, sustancia, causa son taladas por el hacha nietzscheana. "No hay causas ni efectos. Desde el punto de vista de la lengua nos es imposible desembarazarnos de tales ideas. Pero esto no importa". Esta reducción a que somete la metafísica previene a Nietzsche a no sustituir, tras la muerte de Dios, en su lugar, por otros elementos que desempeñarían las mismas funciones, como ha sido el caso de la Razón en la Ilustración, de la Ciencia con el positivismo y del Estado con el Liberalismo.Razón y Ciencia, y sus correlatos sabiduría y verdad, son conceptos veladores y mistificadores de la misma realidad, que nos obligan a admitir algo donde no hay nada, que nos ofrecen seguridad y conocimientos de supuestos "algos" que nada son. "La verdad es ese género de error sin el cual un determinado tipo de seres vivos no podría vivir. La valoración de la vida, es en definitiva, lo más importante".El lenguaje en su función de hacedor de palabras objetos es el auténtico creador de ilusiones que son tomadas por ciencia, y conceptos vacíos, interpretados como objetos pertenecientes a una realidad. "La razón en el lenguaje: ¡oh, que vieja hembra engañadora! Yo creo que no nos vamos a desembarazar de Dios porque creemos aún en la gramática". Sólo la metáfora, en cuanto no pretende expresar nada directamente, sino que cuenta con el sustrato estético de la lengua, logra decir lo indecible.2.2. MORAL Y TRASVALORACION2.2.1. Genealogía de la moralPara Nietzsche, en los orígenes, y en todas las culturas, lo bueno es lo poderoso, noble, privilegiado. Lo malo es lo vulgar, lo plebeyo. Lo bueno es ser señor; lo malo es no serlo. La conclusión que de ahí saca es que la moral de los señores es la vida, la actividad, el arbitrio, el poder, el dominio. Los esclavos más numerosos, dan a eso el nombre de mal. Y por bien entienden la compasión, la piedad, es decir, lo que les interesa.Con los judíos comienza la rebelión de los esclavos en la moral. Siguió el Cristianismo. Nietzsche atacó mucho a lo cristiano. El cristianismo dice es bajo, vil, destructor de la vida, "la más grande desgracia de la humanidad". "Es indecente ser cristiano". "Yo condeno al cristianismo, yo elevo contra la Iglesia cristiana la más terrible de las acusaciones que jamás lanzó un acusador". "Yo abomino con odio mortal al cristianismo".2.2.2. TransvaloraciónSi "Dios ha muerto", la moral occidental, tergiversada a partir de la Ilustración griega, no tiene ningún sentido: hay que transmutar todos los valores sostenidos en el resentimiento de la moral de los esclavos, por los valores de la vitalidad y la fuerza de la moral de los nobles o señores.Lo primero que cambia es el concepto mismo de valor: de concepto ético económico se convierte en perspectiva biográfica con que cada uno abraza lo trágico de la realidad.Desterrado el concepto de verdad, el valor es aquello que comprende y empuja el auge de la vida: acepta la voluntad de poder y su repetición. Los nuevos valores que a partir de ahora definen y profieren el porvenir de la nueva época enmarcan lo dionisíaco como ámbito metafórico de la vida: la fuerza, el empuje, la voluntad. Los valores que aparecen ahora poseen un sentido auténticamente extramural. Fundados en el sentimiento de fuerza son indefinibles en cuanto que no son objetos de conceptualización, representan solamente posiciones perspectivas desde las que se comprende lo vital, no regulan o normativizan la realidad, sino que simplemente valen para intuir el decurso de la vida.La afirmación de la vida exige reaccionar no sólo contra la razón sino también contra la moral, por estar infectada de razones. Todo lo que hasta ahora se ha llamado moral debe ser destruido, pues ha sido levantado sobre el rechazo y la negación de la vida. La anterior moral, del ascetismo y de la renuncia, es la "moral de los esclavos", expresión de su debilidad. Es el arma de los pusilánimes para poner freno a la fuerza de los poderosos; intentan retener la vida con las expresiones menos viriles: caridad, humildad, resignación, misericordia, etc.Quieren dulcificar la vida con esos valores en vez de asumirla en su cruda faz y crean la ficción de un más allá prometido a los sumisos a aquellos ideales. Es una moral gregaria que postula los valores del grupo y condena los individuales, pues es en grupo como el débil se defiende del fuerte.Frente a ésta, Nietzsche propone la "moral de los señores", la moral aristocrática de los fuertes y poderosos; una moral que exalta la individualidad. Sus valores son los que expresan nobleza, arrogancia, altivez, magnanimidad y energía. La elección de esta moral exige la trasmutación de los valores, la negación de la negación de la vida.2.2.3. Creación de valoresEsta nueva moral es la propia de los hombres superiores. Son superiores, y por eso se liberan del yugo de la moral decadente. Son libres, pero Nietzsche no se contenta con preguntar: ¿libre de qué?, sino que pide respuesta a otra pregunta: "¿libre para qué?". La personalidad que define la moral de señores no es pura espontaneidad biológica libre de todo freno, sino tarea y empeño: creación de valores.El hombre superior es aquel que alberga la vida en la plenitud de su energía; que por tanto no necesita el abrigo de la grey; y que desde su soledad excelsa, puede crear valores, puede dictaminar el sentido y la finalidad del mundo y de sí mismo. Es una voluntad creadora, de grandiosos deseos y libertades. Hay que esperar que despierte "la bestia rubia que está en el fondo de las razas aristocráticas".3. NIHILISMOToda la crítica anterior sirve de base a Nietzsche para culminar su diagnóstico sobre la época moderna: el nihilismo.El nihilismo no se puede entender sólo como una teoría filosófica, sino como un movimiento histórico y como un proceso psicológico.Como movimiento histórico representa toda la evolución cultural de Occidente, sustentada en la metafísica platónica y la moral cristiana, que despreció la ingenuidad del devenir y el valor telúrico de la vida.Como proceso psicológico es el estado de desasosiego y desorientación en el que el individuo cae al darse cuenta de la ficción en la que cree. Es el punto último en el que desemboca, tras los estados de conmoción y de desesperación. El nihilismo supone la admisión de una negatividad absoluta acerca de lo que se entiende por real: la afirmación de que nada (del latín nihil) existe, porque no hay ni cosas, ni objetos, ni ideas, ni conceptos, ni valores... Nietzsche quiso saciar su sed de infinito en lo finito, y ensanchó lo finito hasta desintegrarlo. Se rebeló contra lo limitado y le quedó la negatividad de esa rebeldía ilimitada. Cae en el vacío, en el nihilismo que supone la concepción de la vida como un absoluto, como una realidad cuyo único sentido es ella misma, su autoafirmación. El poder afirmación de la vida es la máxima actualización de la vida, quedándose en ella misma sin ningún para qué. Esa falta de sentido ulterior, abre al vacío, a la nada, al absurdo.¿Cómo surge el nihilismo? Por negación a la dialéctica de Hegel. Veámoslo:El único fundamento de lo real (el dato inicial, la tesis en terminología hegeliana) es que "queremos", que "ponemos": posición, afirmación voluntad de poder. Pero ¿por qué quiero?Esta pregunta apunta a la fundamentación de esta tesis. Si quiero es porque "quiero querer". "Querer es querer querer". De ese modo la negación (la antítesis) se reduce a afirmación de antemano. Pero querer querer no tiene ninguna finalidad fuera de sí (no hay síntesis a la que llegar) porque sólo busca su propio refuerzo (la tesis) desplazando la mediación hegeliana (la antítesis).Eso no es más que la curvatura de la voluntad sobre sí: un truco contrario a la voluntad misma que impide la salida de sí, la finalidad. Si no hay fin ¿qué queda? nada objetivo, la nada de objetos: el nihilismo.4. VOLUNTAD DE PODERSiguiendo a Schopenhauer, Nietzsche concibe esencialmente la vida como voluntad; pero esta voluntad no es ya como en el caso del primero voluntad de vivir, sino voluntad de poder.La voluntad supone ya la vida, por lo que aquella no puede ser sólo voluntad de vivir, voluntad de lo que ya es, sino voluntad de algo más, de más vida, de poder. Es bueno "todo lo que aumenta el sentimiento de poder". Toda vida es solo voluntad de dominio. Sólo puede entenderse la vida si se la concibe como voluntad de poder. Nietzsche dice que "este mundo es la voluntad de poder, y únicamente ella". Reduce toda la realidad viva a voluntad como a un principio: "Toda cosa viva busca, ante todo, descargar su fuerza; la misma vida es voluntad de poder, la autoconservación es, tan sólo, una de las consecuencias indirectas y más comunes de ella". "El mundo contemplado desde dentro de sí mismo, el mundo definido y caracterizado de acuerdo con su carácter inteligible, sería voluntad de poder y nada más".Ante esa voluntad, todo conocimiento no es más que un instrumento del poder. "El conocimiento, obra como un instrumento del poder. Es obvio, por tanto, que aumenta con el aumento del poder". El saber ya no será fruto de contemplar el mundo sino fruto de filosofar con el martillo, de dominarlo como en Marx . La ciencia, por tanto, puede describirse como la "transformación de la naturaleza con el propósito de gobernarla".Nietzsche rechaza el pesimismo que el dolor y sinsentido de la vida despertaban en Schopenhauer. En éste, la voluntad se encontraba con la paradoja de tener que negarse como voluntad de vivir para liberarse del drama de la vida. Nietzsche repudia todo ascetismo y auto negación. La liberación no puede consistir en la negación de la vida, que es lo único real, sino en su afirmación. La vida es voluntad de poder, y ésta se realiza como tal, al afirmar la vida a pesar y por encima del dolor e irracionalidad de la misma. La voluntad de poder se expresa y actualiza plenamente en ese afirmar la vida, por cuanto se trata de una afirmación sin apoyo, sin motivo ni razón, una afirmación absolutamente gratuita: pura voluntad, puro poder. Este querer no es otro que el "amor fati": no la resignación, sino el amor de lo necesario, de lo irremediable e incorregible. La superioridad del hombre señor se manifiesta en el asumir y querer decididamente la amargura y crueldad ineludibles de la vida, su acontecer inmutable, su destino y fatalidad: afirmar la vida como es, sin pretender dulcificarla con una ideal de esperanza de mejora. Este querer libera al hombre de toda esclavitud pues convierte la realidad de todo ser en voluntad propia: es su voluntad que todo sea como es y ha sido. De nuevo nos encontramos con el modelo del héroe trágico, cuya grandeza se manifiesta en la fidelidad al destino inevitable. La vida es voluntad de poder, pero entendida, no como elemento subjetivo, moral, biológico o político, sino como algo estético: voluntad de poder es voluntad de "ser más”, de "crear ", lo que implica superarse siempre a sí mismo.Se trata de una voluntad creadora de nuevos valores, manifestada escasamente en el genio del artista, pero que al mismo tiempo posee también una dimensión absolutamente cósmica: "El mundo... es un monstruo de fuerza, sin principio ni fin, una magnitud férrea y fija de fuerzas que ni crece ni disminuye y que únicamente se transforma... Este mundo es la voluntad de poder".5. EL ETERNO RETORNOEste fatalismo no afecta sólo a la vida histórica del hombre, sino a la vida en su totalidad, al universo entero. El mundo es sólo eterno retorno de lo mismo, destino necesario y repetitivo. Según Nietzsche la hipótesis del eterno retorno es "la más alta fórmula de la actividad hacia la vida que se haya logrado jamás". Es un "pensamiento fundamental" en su obra.El mundo natural se reduce a un sistema de fuerzas. El tiempo es eterno, pero el número de fuerzas es finito. Si lo finito se mueve en un tiempo infinito, quiere decir que todo retorna."Ya no hay nuevas posibilidades; todo ha sido dicho un número infinito de veces". La vida es eterno retorno en cuanto se crea eternamente a sí misma y se destruye eternamente a sí misma.No existen metas ni objetivos, sólo la voluntuosidad lúdica de la actividad misma del crear y destruir marca el camino de la tragedia vital. "El principio de conservación de la energía exige el eterno retorno". Se trata del juego cósmico en el que la vida y el mundo dan vueltas sobre sí mismos, manifestando afirmativamente la vida y la fuerza del mundo.Este círculo de círculos Nietzsche lo explica así: "En un tiempo infinito se deberían haber dado todas las combinaciones posibles. Como entre cada combinación y su retorno subsiguiente tendrían que darse todas las otras combinaciones posibles, y como cada una de ellas condiciona la sucesión total de combinaciones en las mismas series, ha de existir un ciclo de series absolutamente idénticas".Esta teoría le permite a Nietzsche no apelar a un ser que transciende el universo, pues el único ser eterno es el devenir constante. “El que no cree en un proceso circular de todo tiene que creer en el Dios caprichoso; así se condiciona mi consideración contra todas las doctrinas teístas del pasado... el mundo entero es la ceniza de innumerables seres vivos". Al impedir la introducción de una deidad trascendente, corta el paso al panteísmo, a esa introducción del concepto de Dios bajo el nombre de universo, porque el universo no es creador de nuevas formas, sino cíclico en las mismas. Excluye también la idea de un "más allá" aceptando el mundo. El universo está cerrado en sí mismo, su significación es puramente inmanente.El hombre verdaderamente fuerte, el auténtico hombre dionisíaco, afirmará este universo con firmeza, con coraje y alegría, despreciando el escapismo como una manifestación de debilidad. Ante el hombre no hay alternativa ni libre elección; la única posibilidad que se le ofrece es la afirmación de lo único que hay, de lo único real, de lo necesario y siempre igual. La libertad que nos proporciona la muerte de Dios queda reducida a la libre asunción de lo ineludible. El eterno retorno pretende hacer del mundo un universo cerrado y vertido sobre sí mismo, autosuficiente y subsistente en su circularidad dinámica sin término, y carente de toda referencia y sentido que no sea puramente inmanente.Esta perpetua repetición es, en definitiva, el autoafirmarse cósmico del mundo, la vida que realiza su poder en esta afirmación universal de sí misma sin buscar sentido ni razón. Sólo así comprendemos como el nihilismo de Nietzsche es manifestación patente de la voluntad de poder y del eterno retorno. Ese pesimismo nihilista se trasforma en alegría y jolgorio. Apolo vuelve a ser quien realmente es: Dionisos.6. EL SUPERHOMBRE"Dios ha muerto. Ahora queremos que viva el superhombre", afirma Nietzsche. El superhombre es la manifestación perfecta, la encarnación de la voluntad de poder; el modo de existencia humana plenamente vital, auténticamente afirmadora de la vida. No es un producto de evolución involuntaria sino el fruto de aquella transmutación radical llevada a cabo por la acción decidida de hombres superiores.La disolución de todo criterio racionalizador, de todo lo universalizante y homogeneizante, dará libre cauce al surgimiento de superindividuos, de individualidades excepcionales y sublimes. Estos no serán ya contempladores y receptores de la verdad de las cosas, sino creadores: darán a las cosas su valor y su verdad. Es "el César romano con el alma de Cristo".No es una realidad, es un ideal a conseguir. "No la humanidad sino el superhombre es la meta". "El hombre es algo que debe ser superado; el hombre es un puente y no un fin". Es un mito, una meta para la voluntad. "El superhombre es el sentido de la tierra. Deja a tu voluntad decir: el superhombre tiene que ser el sentido de la tierra" porque "el hombre es una cuerda tendida entre el animal y el superhombre, una cuerda sobre un abismo". Se trata de un ideal o mito que se desea que acontezca, no para que actúe como salvador de nadie, ni sea líder de masas, sino para que inaugure la época de los hombres: es el "primer hombre".El superhombre crea él mismo sus propios valores. Por eso es necesario que Dios muera. Hay que desterrar las virtudes antiguas; hacerse mejor es hacerse más fuerte. Es, pensado como un "tipo moral" creador de nuevos valores. Y por eso está "más allá del bien y del mal", o sea, es inocente. Se trata de un niño y de su ingenuidad, cuyo máximo placer se encuentra en el juego que practica. Es el "héroe de la inocencia". "El camello" es el hombre que carga con el pesado fardo de la negatividad; el hombre se revuelve un día contra esa negatividad; entonces es "el león". Pero cuando ya ha vencido a la negatividad, entonces es "niño", la persona inocente, quien afirma sin ninguna preocupación de pecado.Algunos ejemplos que pone Nietzsche de héroes sin escrúpulos (César Borgia, Federico Barbarroja, Napoleón) pueden servir de orientación, pero sólo como ejemplos. No están ellos en función de lo bueno y de la felicidad, sino al revés. "¿Qué es lo bueno? Todo lo que eleva en el hombre el sentimiento, la voluntad de poder, el poder mismo. ¿Qué es lo malo? Todo lo que proviene de la debilidad. ¿Qué es la felicidad? El sentimiento de lo que aumenta el poder... Los débiles y los fracasados deben perecer; ésta es muestra primera proposición de nuestro amor a los hombres. Y hay que ayudarles a perecer.¿Qué es más perjudicial que cualquier vicio? La acción compasiva hacia todos los fracasados y los débiles: el cristianismo."7. LA GRAN POLITICAEs la preparación del camino para la venida del superhombre, o aquel que aceptará la realidad tal como es en sí misma: el "amor fati", el saber no poder cambiar el destino del eterno retorno. El poder es propio del individuo. Aunque la mayoría mediocre unida lograse el poder, no representaría la vida ascendente, sino la decadencia, la descomposición, la debilidad. Sin embargo los mediocres son necesarios. "Una cultura elevada puede existir únicamente sobre una amplia base, sobre una mediocridad poderosa y profundamente consolidada". Desde este punto de vista Nietzsche da la bienvenida a la expansión del socialismo y de la democracia.Ambos ayudan a crear los requisitos básicos de la mediocridad. Estos sistemas sustituyen a Dios por otros elementos absolutos, manteniendo, por tanto, aquellos valores ideales de la tradición platónica y judeocristiana. Así nace el nuevo ídolo que se erige a sí mismo como objeto de adoración e intenta reducirlo todo a un estado común de mediocridad. Este es el Estado, "el más frío de todos los fríos monstruos".8. VIGENCIA E INFLUJONietzsche ha significado distintas cosas para distintas interpretaciones. En el campo de la moral ha contribuido en unos a una crítica naturalista de la moral, y en otros ha llevado a elaborar una fenomenología de los valores (Scheler), mientras que en los menos académicos, ha influido en su teoría de la transformación de los valores. En el campo de la filosofía social unos lo han utilizado para atacar la democracia y el socialismo en favor de doctrinas como el nacismo, otros lo han puesto como un hombre por encima de cualquier punto de vista nacionalista. En el plano cultural es tenido como el gran crítico de la decadencia de occidente. En filosofía se le ha puesto como máximo exponente del nihilismo y se le ha asociado a otras corrientes como el vitalismo, existencialismo (Jaspers y Heidegger lo estudiaron a fondo). En el campo de la religión, para unos es un ateo radical, para otros un anticristiano, para otros un hombre preocupado por el problema de Dios.En literatura se le considera como un hombre que supo desarrollar la potencialidad del lenguaje alemán (Thomas Mann). En Psicología también influyó en el psicoanálisis (Freud, Adler). También se le ha intentado acercar a la filosofía analítica. El método de expresión de Nietzsche es responsable, en parte, de esa pluralidad de interpretaciones ya que escribía a modo de aforismos en donde se puede encontrar en un lugar una afirmación y en otro la contraria. Además, esa filosofía se complica con sus problemas personales, vitales.9.- VALORACIONSi vamos a la raíz de su filosofía tenemos que habérnoslas con alguno de sus conceptos clave. Tenemos dos: vida y voluntad. En lo que al primero respecta, Nietzsche no se da cuenta que como ya decía Aristóteles el conocimiento es la más alta forma de vida. Para entenderlo habría que apelar a un curso de psicología, pero baste un ejemplo: mientras la vida biológica nutritiva para crecer tiene que destruir el objeto (alimento) y transformarlo en sí, el conocimiento "se hace" con lo conocido respetando el ser propio de lo conocido, y además, es capaz de hacerse, en cierta medida, todas las cosas. En cuanto a la voluntad, Nietzsche la describe falseando la propia naturaleza de esta potencia, porque establece una curvatura de la misma incompatible con lo que es la voluntad según su propia naturaleza ("voluntas ut natura" como decían los medievales). La voluntad no se quiere a si misma en un primer impulso. Desde esta perspectiva, la voluntad es de fin, y el fin viene marcado por el conocimiento, lo que implica que desviarse de su meta significa la propia ruina para la voluntad, cosa que acaece en Nietzsche al subordinar como medio el entendimiento a la voluntad, y de esa manera se reduce la voluntad a espontaneidad. Para escrutar bien esto también habría que apelar a un curso de ética. Las demás teorías éticas de Nietzsche caen en una petición de principio porque el hecho de valorar algo como ascendente o decadente presupone ya unos valores que no se han examinado previamente. Esa petición de principio abarca a la cosmovisión (cosmología) de toda su filosofía porque ¿Cómo puede el hombre imponer una estructura inteligible al flujo del devenir, estando él mismo sometido a ese flujo y existiendo sólo como parte "inmanente" de esa estructura que intenta imponer? Sus ataques a la religión son expresión de su tensión interna y de una incertidumbre que intenta ahogar. Pero no nos interesa aquí lo personal sino el ver las verdades y errores de su concepción filosófica. Ante esto cabe decir que: Dios no es sólo objeto de fe, sino que filosóficamente se puede demostrar su existencia y sus atributos esenciales; que el alma humana también por razonamiento es de naturaleza individual, espiritual e inmortal, y por estas tres notas, evidentes, podemos negar la teoría del eterno retorno como falsa. Todos los demás temas metafísicos están maltratados en Nietzsche por no respetar la teoría del conocimiento ni los primeros principios de la metafísica. Tomemos un ejemplo. Si Nietzsche dice "No hay verdad" cae en su misma negación, porque esa frase tampoco es verdad y no tiene sentido. Tampoco es aquí el lugar para demostrar como las "leyes lógicas" no se reducen a "leyes fisiológicas" pues habría que proponer un curso de teoría del conocimiento. Si no se respeta ésta, la metafísica se derrumba: "No hay causas ni efectos", pero sin ellas, no tiene sentido, por ejemplo, la pregunta de Nietzsche "¿Libre para qué?, pues implica causalidad final, y como ésta, las demás.

Versión PDF

Video de Nietzsche

Video de Nietzsche 2

Nihilismo

Aquí a la izquierda, os dejo un glog sobre Federico Nietzche, donde encontraréis varios enlaces a recursos y materiales que os serán de utilidad para entender su pensamiento.El autor del mismo es el profesor de Filosofía José Ángel Castaño. IES Dos Mares, San Pedro del Pinatar, Murcia. jacgmur

Nietzsche se sirve de la figura de Zaratustra para desarrollar y enlazar los cuatro elementos principales sobre los que se asienta toda su obra y que son exhaustivamente tratados a lo largo de este libro: la muerte de Dios, el Übermensch, la voluntad de poder y (aunque no lo desarrolla explícitamente) el eterno retorno de lo idéntico.Zaratustra es un ermitaño que vive recluido en la montaña, donde a lo largo de su retiro reflexiona sobre la vida y la naturaleza del hombre. Una vez siente que es el momento adecuado, decide regresar al mundo para comunicarle el fruto de su conocimiento. Esto queda patente al principio del prólogo con la fraseEstoy hastiado de mi sabiduría como la abeja que ha recogido demasiada miel, tengo necesidad de manos que se extiendan.En cierto modo, y como recursiva referencia a la Biblia y la tradición cristiana, presente a lo largo de toda la obra, Zaratustra es un mesías que lleva al hombre la noticia de su salvación; y al igual que Juan el Bautista anunció la llegada de Jesús, Zaratustra proclama el advenimiento del Übermensch.Es evidente desde el principio el parangón que Nietzsche hace de sí mismo proyectándose sobre la figura del profeta Zaratustra. Siente la necesidad de transmitir su conocimiento al mundo, para lo cual escribe un libro. Equivalentemente, en su afán comunicador, Zaratustra desciende de la montaña y se mezcla con el pueblo.

Una vez acabado el curso podemos reirnos un rato.Mirad este video de los Luthiers

O... este otro.

ESQUEMA

TEMAS

Vida de Nietzsche

Pavarotti canta Nessum Dorma

TÉRMINOS FUNDAMENTALES

Richard Wagner "La Valkirias"


http://youtu.be/28t0HV8ZWKs https://youtu.be/Ucpjn3sadew https://youtu.be/M14_yQi-KcI http://jacgmur.glogster.com/friedrich-nietzsche/ 

Página de Joaquín para sus alumnos



Página elaborada por Joaquín Urizar (1 Ed. Pamplona- Agosto 2010) Joaquinurizar@outlook.es