Para poder visualizar todos los contenidos debes tener instalada la versiĆ³n actual de Adobe Flash Player.

Pág. principal Sobre mí Contacto 2 Bachiller Orientación Derechos y deberes Preguntas sobre selectividad Enlaces interesantes Orientación académica Universidad Pública Examen de selectividad Prueba de acceso Programación Programa 2 Filosofía Criterios de corrección Esquema de comentario Autores Mapa de Grecia Platón Teoría de las Ideas Aristóteles Sto. Tomás Descartes Esquema Descartes D.Hume Esquema de D. Hume I. Kant K. Marx F. Nietzsche Otros temas Presocraticos Socrates San Agustin Escolástica Crisis de la Escolástica Renacimiento El susto de Descartes Ilustración Idealismo Filosofía contemporanea Textos T. Platón T. Aristóteles T. Sto. Tomás T. Descartes T. Hume T. Kant T. Marx T. Nietzsche Exámenes Exá. Platón 

Presocraticos

INTRODUCCIONAlberto Caeiro¿El misterio de las cosas? ¿Qué sé yo lo que es el misterio?El único misterio es que haya quien piense en el misterio.Quien está al sol y cierra los ojosempieza a no saber lo que es el soly a pensar muchas cosas calurosas.Pero abre los ojos y ve el soly ya no puede pensar en nada,porque la luz del sol vale más que los pensamientosde todos los filósofos y todos los poetas.La luz del sol no sabe lo que hacey por eso no se equivoca y es comunal y buena.¿Metafísica? ¿Qué metafísica tienen aquellos árboles?La de ser verdes y copudos y tener ramasy la de dar fruto a su tiempo, lo que no nos hace pensar,a nosotros, que no sabemos tenerlos en cuenta.Pero, ¿qué mejor metafísica que la suya,que es la de no saber para qué vivenni saber que no lo saben?"Constitución íntima de las cosas"..."Sentido íntimo del Universo"...Todo esto es falso, todo esto no quiere decir nada.Es increíble que se pueda pensar en cosas de éstas.Es como pensar en razones y finescuando el principio de la mañana está rayando y, pordonde los árboles,un vago oro lustroso va destruyendo la oscuridad.Pensar en el sentido íntimo de las cosases superfluo, como pensar en la saludo llevar un vaso al agua de las fuentes.El único sentido íntimo de las cosases que no tienen ningún sentido íntimo.¿Podemos conocer racionalmente la realidad? Con respecto a esta pretensión: ¿cuál es el valor de la CIENCIA?“Y, al principio, todo fue curiosidad. La curiosidad, el imperativo deseo de conocer, no es una característica de la materia inanimada. Tampoco lo es de algunas formas de organismos vivos, a los que, por este motivo, apenas podemos considerar vivos.Un árbol no siente curiosidad alguna por su medio ambiente, al menos en ninguna forma que podamos reconocer. Sin embargo, en el esquema de la vida, algunos organismos no tardaron en desarrollar ciertos movimientos independientes. Esto supuso que habían entrado en el mundo la aventura y la curiosidad. El individuo que vacilaba en la lucha competitiva por los alimentos, que se mostraba excesivamente CONSERVADOR en su exploración, simplemente perecía de hambre.”Así comienza Isaac Asimov su libro Introducción a la Ciencia, y dice verdad, pues la capacidad de conocer es una realidad, cuando menos sorprendente, para el ser humano, que le ha traído en jaque desde los tiempos más antiguos y que hoy en día sigue siendo objeto de numerosas cuestiones e interrogantes.A la pregunta de si es posible conocer racionalmente la realidad hay que contestar, antes que nada, intercalándola dentro de unos parámetros históricos. Uno de los aspectos del llamado milagro griego es que en Grecia adquiriera el pensamiento un carácter nuevo al convertirse en especulativo.Grecia creó la razón humana. Entre los orientales, el que sabe, es depositario de secretos divinos: es sacerdote, profeta o mago. Fue una novedad el pensador, es decir, el que hace profesión de pensar por si mismo. Este ideal del pensador griego, "amor desinteresado por el orden eterno de las cosas" o "necesidad de explicar lógicamente" no lo encontramos antes de que floreciera la civilización griega.Este desenvolvimiento del espíritu pasará por dos fases distintas. En la del naturalismo, ese espíritu se enfrenta con la Naturaleza e intenta adueñarse de ella, ensaya todas las hipótesis que puedan explicar el devenir de las cosas. En la fase del humanismo, el individuo se enfrenta con la sociedad y el hombre, al interesarse con ello más cada vez por él mismo, analiza los procedimientos que utilizaba en cada una de sus actividades.Este segundo, será nuestro siguiente problema que atenderemos de forma simultánea con el primero a lo largo del curso.Los problemas que en Filosofía se plantearon los antiguos pensadores de Grecia, son problemas eternos, siguen hoy perennes, y a ellos vamos a dedicar el curso.(Recuerdo a Galileo s. XVII o Stephen Hawking) Cuando se inicia el estudio de las primeras expresiones del esfuerzo del pensamiento griego para darse una representación más o menos sistemática del universo y de las relaciones que envuelve, hay algo que debe tenerse en cuenta y es que nos encontramos ante los resultados de una elaboración colectiva. Como es sabido, tales representaciones se manifiestan en forma de mitos, es decir, de relatos que, al narrar la genealogía o determinados rasgos de la vida de personajes divinos, expresan, sirviéndose de imágenes tomadas de la generación y de la acción humana, las naturales relaciones de las cosas. ¿ Cuál es la razón última de estas construcciones imaginativas? No nos detendremos aquí en exponer las hipótesis animista y sociológica, ni a decidir sobre este difícil problema, pero lo que, a lo menos, resulta probable es que los mitos sean consecuencia de la necesidad de hacer inteligible el misterio contenido en los ritos de un culto ya practicado. Añadamos a ello la mayor posibilidad de comunicación entre pueblos y finalmente la tendencia de los mitos a unificarse y a ser simplificados, para eliminar de ellos, en cuanto fuera posible, las incoherencias. De esta manera se explicaría la gradual estructuración de una mitología física ya con cierta universalidad y en posesión de un valor propio independiente de la religión.Dice Stephen Hawking en su Historia del tiempo, escrito en el año 1.988: “Nos hallamos en un mundo desconcertante. Queremos darle sentido a lo que vemos a nuestro alrededor, y nos preguntamos: ¿Cuál es la naturaleza del universo? ¿Cuál es nuestro lugar en él, y de dónde surgimos él y nosotros? ¿Porqué es como es?”Los primeros intentos teóricos de describir y explicar el universo involucraban la idea de que los sucesos y los fenómenos naturales eran controlados por espíritus con emociones humanas, que actuaban de una manera muy humana e impredecible. Estos espíritus habitaban en lugares naturales, como ríos y montañas, incluidos los cuerpos celestes, como el Sol y la Luna. Tenían que ser aplacados y había que solicitar sus favores para asegurar la fertilidad del suelo y la sucesión de las estaciones. Gradualmente, sin embargo, tuvo que observarse que había algunas regularidades: el Sol siempre salía por el este y se ponía por el oeste, se hubiese o no se hubiese hecho un sacrificio al dios del Sol.Einstein una vez se hizo la pregunta: "¿Cuántas posibilidades de elección tenía Dios al construir el universo?". Si la propuesta de la no existencia de frontera es correcta, no tuvo ninguna libertad en absoluto para escoger las condiciones iniciales. Habría tenido todavía, por supuesto, la libertad de escoger las leyes que el universo obedecería. Esto, sin embargo, pudo no haber sido realmente una verdadera elección; puede muy bien existir sólo una, o un pequeño número de teorías unificadas completas, tales como la teoría de las cuerdas heteróticas, que sean autoconsistentes y que permitan la existencia de estructuras tan complicadas como seres humanos que puedan investigar las leyes del universo e interrogarse acerca de la naturaleza de Dios.Incluso si hay sólo una teoría unificada posible, se trata únicamente de un conjunto de reglas y de ecuaciones. ¿ Qué es lo que insufla fuego en las ecuaciones y crea un universo que puede ser descrito por ellas? El método usual de la ciencia de construir un modelo matemático no puede responder a las preguntas de por qué debe haber un universo que sea descrito por el modelo. ¿Por qué atraviesa el universo por todas las dificultades de la existencia? ¿Es la teoría unificada tan convincente que ocasiona su propia existencia? O necesita un creador y, si es así, ¿tiene éste algún otro efecto sobre el universo? ¿Y quién lo creó a él? Hasta ahora, la mayoría de los científicos han estado demasiado ocupados con el desarrollo de nuevas teorías que describen cómo es el universo para hacerse la pregunta de por qué. Por otro lado, la gente cuya ocupación es preguntarse por qué, los filósofos, no han podido avanzar al paso de las teorías científicas. En el siglo XVIII, los filósofos consideraban todo el conocimiento humano, incluida la ciencia, como su campo, y discutían cuestiones como ¿tuvo el universo un principio? Sin embargo, en los siglos XIX y XX, la ciencia se hizo demasiado técnica y matemática para ellos, y para cualquiera, excepto para unos pocos especialistas. Los filósofos redujeron tanto el ámbito de sus indagaciones que Wittgenstein, el filósofo más famoso de este siglo, dijo:"La única tarea que le queda a la filosofía es el análisis del lenguaje" ¡Qué distancia desde la gran tradición filosófica de Aristóteles a Kant!No obstante, si descubrimos una teoría completa, con el tiempo habrá de ser, en sus líneas maestras, comprensible para todos y no únicamente para unos pocos científicos. Entonces todos, filósofos, científicos y la gente corriente, seremos capaces de tomar parte en la discusión de por qué existe el universo y por qué existimos nosotros. Si encontrásemos una respuesta a esto, sería el triunfo definitivo de la razón humana, porque entonces conoceríamos el pensamiento de Dios."Nuestra segunda pregunta, la siguiente dirección de este curso de Bachiller, aparece como más obvia en su respuesta Dice: ¿ Podemos actuar racionalmente en la vida moral? Con respecto a esta pretensión: ¿ Cuál es el papel del PODER?Esa primera impresión es errónea, para comprobarlo baste dar un mínimo repaso por la Historia de la Humanidad. Ese repaso nos hará ver que han sido múltiples las respuestas a esa pregunta y no todas precisamente coincidentes. Una simple lectura de los diarios nos pondrá al día de que esta pregunta filosófica sigue planteando innumerables respuestas a ella y que sus interrogantes están muy lejos de ser superados.De ahí, que, sin atrevernos a dar unas respuestas explícitas a ambos problemas, cosa que probablemente ni al final del curso seamos capaces, estemos por otra parte, convencidos del interés de esas preguntas.La Historia suele definirse como la narración de los sucesos pasados, enlazándolos e investigando sus causas. Pero una simple acumulación de sucesos no constituye historia. Hay que sorprender en ese relato la dirección y el sentido; lo que constituye la historia es el movimiento mismo. La esencia de este movimiento histórico es la libertad. La historia universal, o general de un país, abarca todo acontecimiento; la historia de la filosofía se concentra sobre los acontecimientos INTELECTIVOS.En efecto, no es posible conocer la filosofía sin conocer su historia; en cambio, puede saberse biología, o matemáticas, sin conocer la historia respectiva de estas ciencias. Esta singularidad se debe a que las soluciones dadas históricamente a los problemas filosóficos permanecen vivas a causa del problematismo radical de esas cuestiones.Los problemas filosóficos siguen siendo siempre una interrogación abierta que incorpora todas las soluciones sin saciarse nunca, como una vasija sin fondo.La historia de la filosofía une doctrina e historia. Lo que se entiende comúnmente por filosofía en nuestro mundo occidental coincide en su desenvolvimiento con las etapas de desarrollo de la civilización occidental.Vamos a estudiar, en parte, el pensamiento de las ideas políticas que han forjado la historia. Antes del siglo VI a C. no existe un pensamiento político expresado en forma diferenciada. Nuestro comienzo va a ser la filosofía griega, y antes de introducirnos de lleno en los principales representantes griegos, vamos a hacer un mínimo repaso de la filosofía anterior a ellos, lo que podríamos denominar los orígenes de la cultura occidental. Tengamos en todo momento en cuenta, que hablamos de la CULTURA en la cual nos movemos en nuestras vidas.Un esquema resumido de este tema introductorio sería el siguiente:FILOSOFIA Y MITO. NUEVA ORIENTACION DE LA SOFISTICA.1. ¿Qué es la filosofía?2. ¿Qué es la historia de la filosofía?3. Génesis de la filosofía a) Del mito al pensamiento racional b) Homero y Hesíodo. c) Orfismo.4. Primeros filósofos: a) Pitagóricos. b) Heráclito y los eleatas. c) Mecanicistas: Empedocles, Leucipo5. La sofistica. Nueva orientación del problema.1.- ¿Qué es filosofía?Suele ser usual interpretarla como algo misterioso, a ello ayuda muchas veces el empleo desmesurado del lenguaje técnico, que en honor a la verdad hay que decir, que la mayor de las veces va dirigido a una intencionada pretensión de aislar a los no cualificados, y que no deja de ser una aberración. Ocurre algo parecido en otros saberes, por ejemplo cuando en el aeropuerto oímos la palabra aeronave para referirse a un avión, o cuando el médico nos dice que nuestra temperatura corporal es de tantos grados, eso que vulgarmente conocemos por fiebre, o cuando un biólogo nos habla del hábitat de los mitilidos y no nos enteramos de nada hasta que alguno nos confirma que los afamados mitilidos son los ya conocidos mejillones. Hay que decir que en nada beneficia al que quiere que le entiendan hablar con lenguaje desconocido para los oyentes, aunque también hay que recordar que no se puede caer en la pobretoneria del lenguaje ramplón asequible a todos, pero al mismo tiempo poco preciso. En otras ocasiones se interpreta la filosofía como el arte de vivir reflexiva y pausadamente, es decir el tomarse las cosas con filosofía del habla coloquial, nada más lejos tampoco de la realidad. Si algo no hace la filosofía es precisamente tomarse las cosas en ese sentido, precisamente la filosofía lo que hace es buscar en el fondo de todas las cuestiones llegando hasta sus últimas consecuencias. La filosofía es la actividad más natural del hombre, es una tendencia innata, que nos persigue de manera continuada, y que hace inagotable la capacidad de saber. La componen dos elementos, por una parte el ideal o lo que podríamos llamar el paradigma del saber (utopía), un saber que precisamente no se agota el propio saber. Por otra parte, el amor a ese saber (la realidad), que nos hace inclinarnos hacia él por nuestra propia ignorancia, pero que al mismo tiempo no puede verse desprovista totalmente de su objeto de conocimiento.Platón, con su lenguaje alegórico, la comparaba a Eros, el dios del amor, que era hijo de Poros (abundancia) y Penia (penuria). Analógicamente la filosofía no es ni pura sabiduría ni completa ignorancia. No es la complacencia del sabio en su propio saber ya poseído. Es más bien la posesión intencional. (Recordar la ironía socrática). Leer el texto originalEl amor a la sabiduría nunca se satura, y nunca puede verse desprovisto del objeto de su búsqueda, al menos en parte.Lo que no debemos olvidar, si queremos que esto resulte cuando menos entretenido, es que la filosofía se hace viviéndola. Como simple observador se puede conocer, pero para filosofar hay que estar dentro. (Un ejemplo sería la vivencia de Paris.)Cuando Pitágoras quería explicar que era la filosofía recurría a una comparación; decía: Si vas a unas fiestas olímpicas podrás observar que hay diversos tipos de gentes, unos que van a hacer negocio, otros que van a participar en los juegos y un tercer grupo que van a ver lo que pasa, esos son los filósofos. Desde un cierto punto de vista tiene razón Pitágoras, una de las claves de la filosofía es la contemplación.Sin embargo vamos a ver una definición nominal de que sea la filosofía y en ella diríamos que es la ciencia de la totalidad de las cosas por sus últimas causas, adquiridas a la luz de la razón.Esta definición exige una lectura atenta para llegar a sus últimas consecuencias. Sin embargo, ya hemos visto que el primer principio de esta ciencia es la admiración, aunque a la hora de preguntar por su utilidad, recordad lo que decíamos el año pasado “La filosofía no es un medio, sino un fin”.Por último podríamos preguntarnos de que hay que admirarse, y la respuesta sería: de todo, no existen límites, para aquel a quien todo resulta fácil y obvio no es.2.- ¿Qué es la historia de la filosofía?Según hemos definido el objeto, la historia de la filosofía atenderá a todo. No habrá objeto, sea material o formal que escape de ser objeto de estudio para ella. Formalmente habremos de considerar la historia de la filosofía como la disciplina que dedica sus esfuerzos al estudio de todos los desarrollos intelectuales a lo largo del tiempo, que tengan como objeto de su estudio toda la realidad.Es cierto, no obstante, que no es lo mismo lo que incluye la filosofía actual que lo que incluía la filosofía en sus comienzos. Por la progresiva especificación de los saberes, ha llegado un momento en que muchas disciplinas que en la antigüedad formaban parte suya actualmente son en su totalidad independientes y por tanto ajenas a la filosofía.Sin embargo, todavía hoy se mantienen una serie de disciplinas dentro de su ámbito que podríamos enumerar del siguiente modo: Ontología, Metafísica, Lógica, Teoría del conocimiento, Ética y Estética.3. GENESIS DE LA FILOSOFIAEl mito es la fe del vulgo que sugiere lo que se ha de pensar al enfrentarse con las grandes cuestiones. La tradición tenía respuestas para los interrogantes humanos, aunque en ningún caso necesitaba dar pruebas para hacer creíble ese fondo cultural que trasmitía.Es difícil concretar cual es el momento, a partir del cual se puede hablar de pensamiento filosófico, aunque tradicionalmente se ha admitido el siglo VII antes de Cristo como el momento crucial, que ha llegado a compararse con el Renacimiento. Sin embargo distan mucho de parecerse, si bien es cierto que en estos momentos a los que nos referimos, la inquietud espiritual es grande, no por ello estamos en disposición de poder concretar cual es el momento del salto de ese pensamiento tradicional al pensamiento autónomo y ya definitivamente especulativo.Lo cierto es que en principio todo viene mezclado, vemos como tanto en Homero como en Hesíodo hay problemas especulativos con soluciones míticas. Sin embargo ya ahora hay algo que es sustancialmente nuevo, y es la visión integradora de todas sus interpretaciones. Hablamos de teogonías (doctrinas sobre el origen de los dioses) y cosmogonías (doctrinas sobre el origen del mundo), como soluciones integras de toda la realidad. Se habla ya de un principio originario de todo, en el caso de Homero ese principio son las divinidades marinas Océano y Tetis, para Hesíodo lo son el éter, el caos y el Eros.El mundo griego sufre un doble movimiento de concentración y de dispersión. La cultura florece primero, periféricamente, en Asia Menor, para ir posteriormente dispersándose hasta llegar a concentrarse nuevamente en Atenas, en el siglo V (el gran siglo de Pericles). Después de Alejandro (muerto el 323 antes de J.C.) la filosofía vuelve a dispersarse, es ya helenismo, y los nuevos centros son Alejandría, Pergamo, etc. son las capitales de la nueva cultura. 4. PRIMEROS FILOSOFOS Período Cosmológico: Los PresocráticosSe les suele denominar los milesios, por ser la ciudad natal de quien es considerado por la historia como el primer filósofo, Mileto. Todos ellos son oriundos de Jonia (Asia Menor).Tales de Mileto (624 546 aprox.) Considerado como uno de los siete sabios. Profesionalmente cabe denominarlo como ingeniero, pues realizó obras arquitectónicas del tipo escuela náutica, o la construcción de un canal dentro de la ciudad, etc.Realizó también la predicción del eclipse del año 585 a J.C. con métodos científicos, incluso demostró a sus conciudadanos, que él un hombre bastante despreocupado por los bienes de este mundo podía hacerse rico de la noche a la mañana. (cosecha de aceitunas)Su aportación filosófica más importante consistió en la precisión de un principio originario de todo (arje) que para él fue el agua. Consideró que todos los seres estaban compuestos, en gran medida de agua, algo posteriormente verificado, y que por tanto si este era el elemento más numeroso por fuerza debía ser el origen del resto. Debe haber un principio fundamental que sea causa de todo lo demás.Imaginaba la Tierra cilíndrica flotando sobre el agua y recubierta de una cúpula semiesférica. Los astros flotaban a su vez sobre las aguas de arriba. Todo estaba envuelto en el primer principio, el agua. Anaximandro (610 545 aprox.)Pensador griego de la escuela naturalista de Mileto. Se le atribuye la construcción de una esfera celeste y el descubrimiento de la inclinación elíptica.Se dice que fue el primer evolucionista, pues de la indefensión de los animales terrestres recién nacidos dedujo que su forma de vida no pudo ser la primitiva.Dio una explicación racional de los terremotos, acabando con su descripción mítica: en efecto, los terremotos no son causados por la furia del dios Poseidón (pensamiento mítico), sino por tensiones originadas por la alternancia de la sequedad y la humedad, del calor y del frío del aire que se encuentra en las cavidades de la tierra...Sus escritos tienen el título de (sobre la naturaleza), que será algo relativamente usual en estos primeros filósofos. Se le considera el inventor del reloj solar, y dedicó parte de su tiempo a la elaboración de mapas geográficos.Su principal aportación filosófica consiste en la definición de un nuevo arje, en este caso un principio abstracto (apeiron), que podríamos traducir por lo indeterminado como inicio de toda la realidad. Para ello tomó en cuenta que la formación del mundo debió realizarse por la separación de contrarios (caliente y frío, lo húmedo y lo seco).Anaximenes (585 528).Escribe también bajo el título de Acerca de la naturaleza. Pensador de la escuela naturalista de Mileto, al igual que Anaximandro. Según él, el arjé de la fisis es el aire o vapor.Así, el vapor rarificado se convierte en fuego, mientras que, condensado, se convierte en agua y posteriormente en tierra.En el principio todo era aire, y por diversos procesos de condensación y rarefacción (enrarecimiento del fuego), se llegaron a formar todos los elementos que conocemos. PitagóricosSu maestro Pitágoras, parece que nació en la Grecia occidental, aunque era oriundo de Samos (570 496).Quizá podríamos decir que parte de esa idea de "vivir con filosofía" es originaria de esta escuela, pues propiamente más que teóricos del pensamiento parecían una secta religiosa, donde era más importante la práctica que la teoría.Al pitagorismo se le ha considerado siempre como un modo de vida, con una ascética propia, basada en los mitos órficos (transmigración de las almas). El alma procede de otro mundo, se ha manchado con el pecado y ahora ha de purgar con su vida material. Mantenían ciertos preceptos, algunos de ellos extraños, entre ellos: guardar silencio, examen de conciencia, prohibición de comer ciertos manjares, realizar un trabajo espiritual, etc.Se le atribuye al bueno de Pitágoras él haber dicho que había vivido cuatro veces. No es de extrañar, por tanto, que por ejemplo Heráclito (filósofo posterior) dijera de él que era el padre de todas las patrañas.Su aportación filosófica es más concreta y consiste en decir que en la naturaleza todo es número y armonía entre números. Es por tanto el número el principio de todo. Dice Pitágoras: las cosas no son números, pero las miramos con números. Creen en el eterno retorno (gran año cósmico), que se repite cíclicamente.Heráclito y los Eleatas.Heráclito de Efeso vivió entre el 544 y el 484. Se le llamó " el Oscuro", pues tenía la costumbre de hablar mediante sentencias, no siempre de fácil interpretación.Según él, el primer principio de la naturaleza es el cambio; todo está, según Heráclito, sometido al cambio. El principio de la naturaleza es el devenir (todo fluye y nada permanece, no puede uno bañarse dos veces en el mismo río). La esencia de las cosas es por tanto el devenir. El devenir es una cierta tensión entre contrarios, y esa tensión es la que pone en curso el movimiento. Admite, por supuesto también el eterno retorno como centro de la realidad.El logos, la razón, es lo que de común hay en la diversidad, y por tanto la ley que todo lo rige. Sin embargo, la filosofía de Heráclito no se reduce al movilismo, pues el cambio en la naturaleza se produce según un ritmo lógico que es siempre el mismo. Todo cambia menos el ritmo del cambio (lógos).De acuerdo con el lógos del cambio no se pasa de un estado a otro cualquiera, sino de un estado a su contrario: "Las cosas frías se calientan; lo caliente se enfría, lo húmedo se seca, lo árido se humedece".Parmenides (540 470)Se presenta siempre enfrentado a Heráclito, era nacido en Elea, ciudad a la que donó de leyes.Su teoría del ser representa la contrapartida de la filosofía del devenir de Heráclito. Su doctrina consiste en decir que el ser es. El ser es lo idéntico consigo mismo frente a la nada del no ser, razón por la que se enfrenta con Heráclito. Termina afirmando una idea propia de la modernidad, que más tarde veremos que es: "Lo mismo es el pensar y el ser".Con objeto de encontrar un conocimiento exacto y verdadero de lo real, rechazará el conocimiento de la experiencia sensible, que sólo nos ofrece lo mudable y cambiante, objeto de opinión (doxa), pero nunca de conocimiento científico (episteme).La razón, en cambio, nos pone en contacto con la verdadera realidad, el ser, cuyos atributos son: la inmutabilidad, la eternidad, la indivisibilidad, la homogeneidad e inmovilidad.Ejerció una profunda influencia sobre Platón. Mecanicistas (Empédocles, Leucipo y Democrito) PluralistasEmpédocles (492 432) Agrigento (Sicilia). Era sacerdote, predicador, político, médico. La explicación de la naturaleza que da Empédocles representa un intento para conciliar Heráclito y Parménides, el cambio eterno y la eterna invariabilidad.Según Empédocles existen (cuatro elementos inmutables e imperecederos en la naturaleza). Su principio son las cuatro sustancias (fuego, agua, aire y tierra). Todo se ha formado por la mezcla y la separación de estos cuatro elementos. La relación de estos cuatro elementos se realiza mediante lo que él llama dos fuerzas elementales que son el amor y el odio.Estos, de acuerdo con Parménides, no pueden crearse ni destruirse. Ahora bien, aunque los cuatro elementos son siempre los mismos, las cosas individuales se hallan sumidas en un continuo proceso de cambio, debido a que varía continuamente la mezcla y separación de los cuatro elementos en las cosas individuales. El movilismo de Heráclito queda, pues, también justificado dentro de este dominio.Empédocles suponía, además, dos fuerzas en movimiento que producían la separación y mezcla de los cuatro elementos: una unía, la otra separaba. Llamaba Amor o Concordia a la primera, y Odio o Discordia a la segunda.Es importante su teoría del conocimiento dice: Conocemos siempre lo semejante por lo semejante, por ejemplo a través de nuestra alma conocemos las de los demás.Anaxágoras (500 a 428 a. C.)Filósofo griego presocrático de la escuela pluralista. Para Anaxágoras, la materia prima de la que salen todas las cosas es una amalgama compuesta por una cantidad infinita de partículas pequeñísimas y cualitativamente distintas, conocidas por el nombre de homeomerias.El predominio en un cuerpo de un determinado tipo de estas partículas es lo que determina su naturaleza.La amalgama indiferenciada de homeomerías (caos) fue ordenada por el Noús (Inteligencia), fuerza espiritual, principio de movimiento y orden en la naturaleza. Leucipo y Demócrito (s. V IV)Son conocidos por atomistas, por ser ellos los primeros en acuñar el término de átomo y en ocasiones también por materialistas, ya que como fácilmente se deduce su principio es la materia. Ya en estos momentos consideraron que el ser se desmenuzaba en pequeñas partículas no divisibles, denominadas átomos. Los átomos son infinitos en número y variables en su forma, tienen diferente orden y posición. Todos ellos se encuentran dentro del espacio vacío. Y como tercer factor contaban con el movimiento. Los átomos se mueven en el espacio, dentro de un remolino que todo lo junta.Las tesis centrales del sistema físico de Demócrito son las siguientes:1) Existen dos realidades básicas: el plenum y el vacío. El vacío es absolutamente necesario para justificar la existencia del movimiento. Parménides, al negar el vacío, negaba el movimiento; Demócrito, al afirmar el movimiento, afirma el vacío.2) Lo lleno está formado por unas partículas pequeñísimas indivisibles e inmutables (átomos).3) Los átomos están dotados de principio de movimiento. Debido al movimiento rectilíneo e incesante de los átomos, estos chocan entre sí y producen aglomeraciones y, con ellas, los cuerpos.4) Las almas están también formadas por átomos, aunque de naturaleza muy diminuta y ligera.El sistema físico de Demócrito presenta, pues, un carácter mecanicista y materialista que será posteriormente combatido por Platón y Aristóteles.APORTACIONES DE ESTE PERÍODOEn cosmología y metafísica:—La filosofía surge al sustituir la explicación de los fenómenos naturales en términos de dioses y héroes por una explicación de los hechos a partir de la razón.—La categoría de arbitrariedad es sustituida por la categoría de necesidad de las leyes naturales.—Se plantean el problema del ser (lo estable) y el devenir (el cambio).—Aportan el concepto de elemento primordial (arjé).—Aportan los conceptos de espacio, movimiento y vacío.—El mundo aparece no como un caos sino como un cosmos, cuyas raíces legales es preciso investigar.En gnoseología (teoría del conocimiento):—Distinguen dos fuentes de conocimiento: los sentidos y la razón. —Establecen las equivalencias: sentidos = apariencia (doxa) y razón = saber verdadero (episteme).—Establecen una relación entre el Ser y el Pensar.—Hacen aportaciones en el campo de la ética: concepción racional de los términos de catarsis y ascesis.Términos filosóficos:APORÍAS (del griego: camino, sin salida): Son los argumentos que utiliza Zenón de Elea. Se parte afirmando el principio contrario al que se quiere demostrar, y mediante la eliminación y exclusión de términos se llega al absurdo, por lo que queda confirmado el principio que realmente interesa.ARKHÉ: Es el principio primordial de todas las cosas, la sustancia originaria que constituye el mundo. Permanece siempre idéntica y estable a pesar de las diversas modificaciones con que aparentemente se manifiesta. Las cosas se originan, están compuestas y se transforman por el arjé.ÁTOMOS (del griego: no divisible): Para los atomistas, son los principios que originan todo lo real. Tienen las mismas propiedades que el ser.DEVENIR: Es lo contrario del ser. Es el incesante y perenne cambio de todo lo real. Para Heráclito, cada cosa es su contrario en cuanto se transforma.HILOZOÍSMO: Es la concepción filosófica de la Escuela de Mileto que considera, a la materia como viviente, pues tiene en sí un principio de vida.LOGOS: Para Heráclito, es la razón intrínseca del propio devenir; la ley racional del Universo.MONISTAS: Son los filósofos presocráticos que ponen como arkhé de las cosas un elemento primordial único.PHYSIS: Es la naturaleza en cuanto aparece completamente desarrollada a partir de un primer principio (arkhé). Implica los conceptos de ser (lo estable) y el devenir (el cambio).PLURALISTAS: Son los filósofos presocráticos que ponen como fundamento de lo real una pluralidad de elementos primordiales.PRESOCRÁTICOS: Son los filósofos cronológicamente anteriores a Sócrates.SER: Es lo estable, lo permanente e inmutable de la realidad. Para Parménides, Ser y Pensar se identifican. El Ser es uno, eterno e indivisible. Excluye absolutamente el no-ser.5. LA SOFISTICALa podemos considerar como una nueva orientación del problema, si hasta ahora el acento se encontraba situado sobre el problema del origen del universo, es decir un problema eminentemente cosmológico, pasa dicho acento al segundo gran interrogante para el pensador: el hombre. Ya no se trata de ver la naturaleza en general sino de conocer un elemento importante de ella que es el propio ser humano. Ambos problemas si os fijáis son el centro de toda la temática del curso.A la sofística podríamos denominarla como una escuela sin guión. Su más conocido representante fue Protagoras que vivió entre el 481 y el 411.Sus características son dispares aunque podríamos encontrar una cierta identidad más que en sus criterios en las formas. Normalmente son de vida errante, es decir, vivían nómadas de ciudad en ciudad enseñando sus conocimientos a aquel que se los pagara.Podemos considerarlos pues como maestros de la virtud, aunque en todo caso resulta difícil saber de que virtud. Se dedicaban a la capacitación de los jóvenes y a su formación intelectual y humana, en general.Todos ellos eran de palabra brillante y rápida, algo necesario, pues pretendían enseñar entre otras cosas arte para la política. Habían de ser versados en todo, pues de todo tenían que hablar. Y por supuesto persuasivo, algo básico para un buen maestro.Ellos se calificaban a sí mismo como conductores de almas. Su filosofía se puede resumir en dos palabras: escepticismo y relativismo.No hay verdades universales válidas y objetivas, todo depende del color del cristal con que se mira. Nada es cierto seguro y por tanto nada es mentira del todo.Su quehacer práctico se caracteriza por el individualismo en los intereses.Toda su filosofía se puede resumir en las palabras de uno de sus miembros más cualificado Gorgias "Nada existe. Si algo existiera, no sería cognoscible a los hombres, y si fuera cognoscible no se podría comunicar"Platón les hará una crítica implacable: ¿Son al menos los principios verdaderos? Un sofista contestaría: da absolutamente igual.La época de los sofistas y Sócrates está marcada por la guerra del Peloponeso. Una contienda fratricida con la que se cierra el siglo v a. C., contrapunto a los años brillantes del gobierno de Pericles en Atenas. En el año 429 a. C. nació Platón y murió Pericles, el hombre que había dirigido la democracia ateniense durante cuarenta años, casi como un monarca, protagonizando un hecho único en la historia de Atenas. En el año 399 a. C., Sócrates fue condenado a muerte. Aristófanes, en Las nubes, lo había confundido con un sofista, y Platón lo definió como el mejor de los atenienses.Las sucesivas hipótesis elaboradas por los presocráticos acabaron por producir cierto escepticismo en cuanto a la posibilidad de encontrar un conocimiento seguro de la naturaleza. La misma oposición entre Heráclito y Parménides ponía en duda la validez de la percepción sensible: si el ser es inmóvil, y la percepción del movimiento ilusoria, o si todo está en perpetuo cambio y no hay ningún principio real de estabilidad, nuestra percepción sensible no merece ningún crédito. Así pues, en su estudio del cosmos, los filósofos presocráticos no llegaron a ninguna conclusión definitiva, y este evidente fracaso llevó naturalmente a dirigir el interés hacia el propio hombre, prescindiendo de la cosmología. Este cambio de enfoque tuvo lugar por primera vez con los sofistas.Se conoce como sofistas a una veintena de pensadores griegos muy vinculados a Atenas, que desarrollaron su actividad en las últimas décadas del siglo v a. C., durante la guerra del Peloponeso. No constituyen una escuela, pero tienen en común haber llevado a cabo la revolución intelectual que desplazó la reflexión filosófica desde la physis (naturaleza) y el cosmos hasta el hombre. Con los sofistas nace el humanismo, centrado en los aspectos que integran lo que hoy denominamos cultura: la ética, la política, la retórica, el conocimiento, el lenguaje, el arte, la religión, la educación.Este radical desplazamiento del eje de la filosofía se explica por la acción conjunta de varias causas diferentes. Por un lado, la reflexión presocrática sobre la naturaleza física había agotado todas sus posibilidades. Por otra parte, durante el siglo v a. C. tuvieron lugar en Grecia importantes transformaciones sociales, políticas y económicas. Mencionarlas nos permitirá apreciar mejor los aspectos fundamentales de la sofística:- Relativismo: El crecimiento del comercio hizo que las leyes y costumbres helénicas se contrastaran con leyes y costumbres extranjeras. Ese intercambio de ideas puso de manifiesto que lo tenido por verdadero e indiscutible podía carecer de valor en otras culturas, y surgió así la crítica de la religión y de los valores tradicionales, de las formas de gobierno aristocráticas y de las instituciones públicas. Se trataba, en el fondo, de una amplia discusión sobre el carácter relativo de la verdad y del bien, y sobre los límites del relativismo.- Cosmopolitismo: El sincero aprecio por otras formas de vida y de pensamiento hizo que los sofistas perdieran el característico apego de los griegos hacia su propia ciudad, y que se convirtieran, de hecho, en cosmopolitas, en ciudadanos de la Hélade.- Educación retribuida: La instauración de la democracia en Atenas y en otras ciudades griegas consolidó el poder del pueblo y debilitó el de la aristocracia. Entró en crisis la idea de que la virtud y el poder debían estar ligados al nacimiento, y se abrió la posibilidad real de adquirir cualificación intelectual y política por medio de la educación.El sofista, protagonista de ese cambio de perspectiva, dejó de ser un filósofo tal y como hasta el momento se entendía y se convirtió en un educador. El cultivo desinteresado de la filosofía, a cargo de aristócratas que tenían asegurado un buen nivel de vida, pasó a ser en los sofistas una profesión, un medio de vida que exigía una compensación económica. Por eso, aunque sofista significa «sabio», ese término adquirió pronto el matiz negativo de embaucador y «cazador de jóvenes ricos», según la conocida expresión platónica.- Maestros de retórica: El programa de la enseñanza sofista era variado: gramática, interpretación de los poetas, filosofía de los mitos y de la religión, y sobre todo, retórica. Ésta era imprescindible para la vida política, pues en la polis era imposible abrirse camino como hombre público si no se sabía hablar con elocuencia. - Ateísmo: «De los dioses no puedo saber si existen o si no existen», dijo Proota oras, y su agnosticismo se convirtió en ateísmo en los últimos sofistas. Es famosa la crítica de Critias a la creencia en los dioses. En Sísifo, una de las tragedias que escribió, expone su teoría sobre el origen de dicha creencia. Las leyes, dice, no sirven para asegurar la justicia.- Ley del más fuerte: Los sofistas surgieron durante las tres décadas de la guerra del Peloponeso (431-404 a. C.): una contienda fratricida, en cuyo transcurso los griegos perdieron todo su tradicional y equilibrado sentido de la vida. Los atenienses llegaron a declarar a los espartanos que «los que pueden imponerse por la fuerza no tienen necesidad alguna de justificación». Violadas todas las normas de conducta y sumergidas en la catástrofe de la guerra personas, familias y ciudades, triunfaba el inmoralismo del «todo vale». En ese clima irrespirable, los sofistas aportaron la justificación teórica del derecho del más fuerte.Se pueden distinguir dos generaciones de sofistas. La primera comprende los sofistas principales, contemporáneos de Sócrates y Pericles, que expusieron en Atenas sus doctrinas antes de la guerra del Peloponeso: Protágoras, Gorgias, Pródico e Hipías. La segunda generación está representada por discípulos de éstos, y sus posturas radicales provocaron la crítica incansable de Platón. La vaciedad de sus juegos lógicos fue ridiculizada por Aristófanes, en Las nubes, y el peligro de sus enseñanzas fue advertido por Tucídides, quien puso en duda la aptitud de ese tipo de filosofía para educar a ciudadanos libres.Protágoras nació en Abdera, hacia el 486 a. C., y murió a finales del mismo siglo. Fue el mayor representante de la sofística y el primero que se hizo llamar sofista, indicando con ello ser «maestro de educación y de virtud». Ejercía su enseñanza por medio de lecturas y debates públicos, y exigía una retribución en dinero. En Atenas tuvo alumnos influyentes y trabó amistad con Pericles y con Eurípides. Entre sus numerosas obras, las más conocidas fueron Sobre la verdad, Sobre los dioses y las Antilogías o Contradicciones.Piensa Protágoras que una realidad constituida por cualidades contrarias, como sostienen muchos presocráticos, no permite construir una ciencia natural verdadera, pues nada puede conocerse con seguridad. Por tanto, lo único que cabe es el relativismo. El fragmento más conocido de Protágoras, que encabeza su obra Sobre la verdad, dice que «el hombre es la medida de todas las cosas». Esta especie de axioma puede significar que sólo el hombre, al conocer y entender las cosas, determina lo que son. Pero este homo mensura se ha convertido también en la carta magna del relativismo occidental, al negar cualquier criterio objetivo para distinguir la verdad del error, el bien del mal.Sin embargo, y en contra de lo que podría suponerse, teniendo en cuenta que ningún código legal o de conducta es, según Protágoras, más verdadero que otro, el ciudadano particular debe atenerse a la tradición, al código aceptado por la polis. De esta manera, lo que podría parecer un relativismo revolucionario es, en realidad, un instrumento de apoyo a la tradición y a la autoridad. El relativismo de Protágoras es consecuente con su agnosticismo.

Versión PDF

RESUMEN



Página de Joaquín para sus alumnos



Página elaborada por Joaquín Urizar (1 Ed. Pamplona- Agosto 2010) Joaquinurizar@outlook.es